Decid que la tierra es vuestra

El orador sagrado Alonso-Cuevillas en plena homilía

Hoy es otro día para mirar a Cataluña. Desde Barcelona deben viajar a Lugo dos de mis hijos y temen tener problemas para acceder al aeropuerto. Lindezas de ese proceso que va camino de convertirse en una nueva religión, donde la cruz es sustituida por el lazo, la vida eterna, por la república y los santos evangelios, por las mentiras como catedrales.

No se crean que la competencia les hace ascos. Los obispos católicos aprovechan los púlpitos concordaticios para alentar el incumplimiento de las leyes. Y eso cuando no se los ceden directamente a los golpistas, como acaba de ocurrir en la iglesia parroquial de Liñola, en Lérida, desde cuyo altar pronunció un mitin pro independentismo el abogado de Puigdemont en España, Jaume Alonso-Cuevillas.

Lo nunca visto ni con Franco. Los fieles convertidos en mitineros y una voz política orando desde el ara, mientras la Conferencia Episcopal guarda silencio como el Ebro cuando pasa por el Pilar.

En consonancia con el escenario donde brotó su verbo, don Jaume, el oficiante, dijo que la “independencia es una cuestión de fe”. No sé si se refería a que no se ve, o a la del carbonero, que ya saben, es quien cree sin entender.

Seguramente va más por lo de la fe que mueve montañas, aunque ahí se encuentra con dos graves problemas. Uno, que hay otros tantos que tiene fe en sentirse más grandes y mejor protegidos porque son España, y dos, porque la fe, por muy grande que sea, no debe saltarse las leyes, pues de creyente pasas a ser solo delincuente.

No quiero imaginar qué orgías nacionalistas organizarán la inminente misa del gallo. Y si hoy hay gresca, qué cara pondrán cuando deseen la paz al creyente de al lado.

Esto es una cuestión de fe. Bueno, y de morro. Vosotros decid que la tierra es vuestra.

4 Comentarios a “Decid que la tierra es vuestra”

  1. Ramón

    Esto ya lo vimos hace años en el país Vasco, a los curas poco les faltaba en darles la bendición a los asesinos, esto hace que cada vez nos separemos más de la iglesia, algunos, incluso, abrazan otra creencias.
    ¡Ay sr., sr., ver para creer!. ¿Quién nos lo iba a decir.

  2. Caplan

    Tratar de entender esto que nos está sucediendo en España con claves de racionalidad es una misión imposible, esto no se entiende por mucho que politólogos, sociólogos, psicólogos incluso podólogos y otros logos traten de explicarlo, nadie sabe de que va esto porque esto es mas difícil de explicar que el misterio de los agujeros negros.

    Nos han sometido y estamos asistiendo , yo al menos, en primera o segunda fila a unos procesos que podrían tener una derrota de preguerra civil, quizás exagerado pero… nuestra guerra civil nadie la esperaba, la primera guerra mundial , nadie la esperaba, la segunda menos o quizás unos iluminados si la esperaban, los Balcanes etc, etc, todo estaba larvado , había señales, después hubo hechos y como si nada, y entonces como si de una olla a presión se tratara y fallando las válvulas de presión y escape , todo se fué todo al infierno mas trágico.

    ¿ Porque toleramos mas presión, porque no lo paramos de una vez ? un tumor hay que tratarlo cuanto antes pues casi siempre irá a mas, surgirá la metástasis y después quizá se tarde, quizás el 155 sea un buen antitumoral.

    Lo triste, lo mas fuerte es nunca ta pocos decidieron tanto, estorbaron tanto, arruinaron tanto y nunca los hubo mas ineptos

    Saludos y Boas festas.

  3. E-Jamón

    La culpa no es de los oradores, la Santa Iglesia y sus mandamases seguro que pueden decir algo al respecto. Otra cosa es que estén mirando a María (la Virgen) y no tengan tiempo para cosas terrenales perecederas.
    El diablo fue Ángel y sabe de los dos. Juega con ventaja.

  4. Tolodapinza

    La verdad está en los Evangelios, en la palabra de Dios.

    Dios es la perfección, la pureza, la divinidad inmarcesible.

    Quienes transmiten la palabra de Dios, sus ministros en el mundo, son seres humanos y, como tales, muy aquejados de limitaciones y muy alejados de la perfección. A distancia cósmica.

    Muchos alcanzan la santidad a base de luchar constantemente y con todas sus fuerzas para superar sus humanas deficiencias. Pero muchos no es que solamente flaqueen en esa lucha por dejar el barro y parecerse a la luz, sino que incluso se embadurnan de barro y de bosta; y no sólo a título individual sino a veces hasta en forma de gremio corporativo, como colectivo.

    La iglesia católica ha dado no solamente venerables maestros sino también cretinos exorbitantes. Véase, por ejemplo, en la diócesis de Liñola. Y el obispado correspondiente, con potestad sobre esa parroquia… haciendo como que no se entera.

    Con estos bueyes tienen que arar los fieles católicos sinceros. Es lo que hay.

Comenta