El mundo del averío

Al final todo se reduce a saber quién paga el pato

Si la final de la Copa Libertadores se tiene que jugar en Madrid por seguridad, y si los premios de la Fundación Princesa de Gerona tienen que entregarse en Barcelona por el mismo motivo, podríamos aceptar que el consejo de ministros de Barcelona se celebrase en Buenos Aires. Pero es cierto, no sería lo mismo.

Sepan los que todavía no se han enterado que en Barcelona se está armando una buena para el día 21, porque lo que más les priva a unos cuantos que encabeza el presidente de la Generalidad es montar pollos.

Antes se dedicaban a la gallina blanca, pero ahora les va lo de pollo contra todo lo que huela a España. Nuestros buenos dineros nos ha costado a todos los españoles y nos sigue costando, porque quien paga el pato no es Puigdemont desde Waterloo, sino López desde Ávila.

Cómo no será la cosa de estúpida que el razonamiento, desde épocas de Pujol y anteriores, fue decir que esto de la independencia catalana se solucionaba dándoles pasta y salvado, porque para nosotros era el chocolate del loro y así los pájaros no iban a decir ni pío.

Bueno, pues no solo se triplicó el invento de la independencia hasta porcentajes nunca conocidos, sino que han tenido el morro ornitorrinco de basar su campaña diciendo que España nos roba, una genialidad digna del cuco, que pone sus huevos en nido ajeno para que otro se los caliente gratis et amore.

En ese sentido hay que reconocer que al frente del Gobierno se han sucedido un panoli tras otro, y merecido lo tienen que les llamemos los presidentes espanolis, o los partidos espanolis, o como ustedes gusten, que de tanto esconder la cabeza como avestruces para no verlo, hemos acabado subvencionando a unos camisas pardas que nos mandan hacer el paso de la oca mientras otros se lo llevan crudo como buitres.

2 Comentarios a “El mundo del averío”

  1. Caplan

    También es posible que el presidente okupa y nefasto que hay en la “cosa” que llamamos España haga acciones que son para mí incomprensibles, dudosas de inteligentes y puede que temerarias y por más caras, muy caras.

    No tengo ni idea de lo que este presidente nefasto, okupa y posiblemente dañino, a sabiendas, de los intereses de esta ” cosa ” llamada España pergeñarse o elucubra, en realidad creo que ni él mismo lo sabe, es un presidente del disparate, un cuántico sideral esotérico.

    Ir a celebrar un consejo de menestras y menestras en Cataluña debe ser de lo más adrenalico que uno pueda chutarse, creo que esto señor tiene abstinencias de tiempos idos en los que recorrió esta ” cosa” llamada España en un ¿ biscuter ?.

    La madre de todas las algaradillas se va a concentrar en Catalonia, despliegues de fuercillas y de inseguridades del estadillo nos costarán un ojo y tres cuartos de nuestros caretos y ! Hale hoy ¡ publicidad gratis a nivel mundo mundial, sin pagar un euro lo que es lo que les va de veras y verdad a estos catalonistas.

    Por eso y muchas cosas más, bien venido VOX a esta Navidad.

  2. Tolodapinza

    Ya sabemos el viejo aforismo: «Si anda como un pato, grazna como un pato y tiene pico y patas de pato, lo más probable es que sea un pato».

    A la vista de todo cuanto ha venido ocurriendo desde tiempos de González “el donante”, Aznar “el condescendiente”, Zapatero “el consentidor” y Rajoy “el anestesista” está claro, y muchísimo más viendo lo que en el último año ha sucedido y sucede, que en lo de Cataluña estamos ante un pato.

    Un pato delincuente de dimensiones inmensas, al que se le ha alimentado y acariciado sin medida ni prudencia alguna. Ahora el pato es mucho mayor que la cazuela e incluso mayor que la cocina entera. Siendo así las cosas, a ver quién es capaz de guisarlo. No me imagino al Doctor Sánchez intentándolo; al contrario, le dará más de comer para que no le dé picotazos. Pero ese pienso lo pagamos los demás.

Comenta