Silencio, se huelga

e_090218_111941781El ejecutivo está en campaña, como siempre; el legislativo todavía no concilió el sueño después de ver las imágenes de Tejero el 23-F, y el judicial está en huelga.
Menos mal que nos queda Nadal para anunciar con una sonrisa en los labios que los dolores de su pierna son una chuminada, y que no le impedirán enfrentarse a los serbios en eso de la Davis. España no funciona, pero Nadal sí. ¡Nombrémosle algo, aunque no quiera!
Bermejo está dejando muy alto el listón de la ineptitud y bastará que quien le sustituya permanezca toda la legislatura dentro de una celda del monasterio de Yuste, para que la carrera judicial lo recuerde con cariño. A quien le sustituya, repetimos; por lo que es que de Bermejo no se va a leer nada bueno ni en su autobiografía.
Ya hay quien llama a esto un Estado de Desecho y se pasan en el piropo, porque desecho sí, ¿pero dónde está el Estado?
Con motivo del fausto acontecimiento histórico que hoy celebran los representantes del poder judicial, se ha prohibido a los periodistas entrar en los juzgados de Almería, con lo cual se demuestra que ya estamos bordando la dictadura. Bordando, no bordeando.
Resulta que si usted tiene todos los carnés, menos el de Prensa, ayer podría haber paseado por los juzgados almerienses como Perico por su casa. Aunque no fuera a ninguna gestión especial, entre otras cosas, porque se esperaban muchos huelguistas.
Sin embargo, a los informadores se nos negaba el paso y la sal. ¡Pero si ya nos dejan entrar hasta en los cohechos! ¡Nos los llevan a casa, como el de Boadilla! Y en Almería con remilgos para que no se vean unos cuantos puestos de trabajo vacíos. ¡Bah! Nadie se va a escandalizar por ver oficinas públicas donde no se trabaja. Para ese viaje no hacen falta huelgas.

7 Comentarios a “Silencio, se huelga”

  1. escéptika

    Perdonen la guasita, pero la última frase de don José…

    Usuario: – Buenas. ¿Es la Aministración X?

    Funcionario: – Sí. ¿Pasa algo?

    U.: – No, nada, es que desearía saber el horario de atención al público. ¿Por la tarde trabajan ustedes?

    F.: – No. Por la tarde no venimos. Cuando no trabajamos es por las mañanas.

  2. SEito

    Los Gobiernos varios que ha habido, cuando gobiernan ¿ hacen algo más que darle leches a la oposición en el hemiciclo y en prensa y prebendas a sus cuerdacorreligionarios? .
    Las visitas electorales a puerta fría ¿ se convertirán en costumbre de las huestes partidistas para conocer lo que desea el ciudadano después de las elecciones ? .
    ¿ Los Fotógrafos y Cámaras TV son Periodistas ? .
    No sigo porque voy de chofer de nuevo, despues de hacer 422 Kms y no estar en campaña, que tiene más mérito pues he de hacer de todo para salir en el Telediario de Casa .

  3. Celestino

    Pues yo hoy prefiero no opinar tampoco, que me toca un poco de cerca el asunto y mejor no cebarse.

    “Nada se parece tanto a la ingenuidad como el atrevimiento”

  4. raiña

    Miranda; les tomaste bien las mediadas; espero por bien de los gallegos que entiendan estas maniobras, de listillos del (psoe) pero de cualquier forma el daño está hecho, no quiero ser mal pensado, pero hay que acordarse como llegaron al govierno, con Rubalcaba el malabarista al frente; ¡quien nos diera una izquierda europea y no esta extrema! pero mientras la gente siga durmiendo la siesta, pepiño y sus marichis seguiran con las rancheras hasta llegar al final.

  5. jabato

    No sé por donde empezar, si por Bermejo o por la Justicia (que son asuntos que tienen muy poco que ver).

    Como lo de la Justicia es muy complejo, y me daría (aún siendo lego en la materia) para un post interminable, hoy voy a ser un poco malo, y dedicarme a lo fácil, que es poner a parir (con todo respeto, eso sí), al Sr. Bermejo.

    Fernández Bermejo, Mariano. Ilustre personaje, rojo (según propia definición) hasta la médula, modelo de sectarismo, reconstitución viva del mito de las dos Españas, uno de tantos profetas del odio, explotadores del odio, buscadores de petróleo en el enfrentamiento entre españoles. Es su único discurso, pero, de momento, a él y a otros, les va bien.

    Un detalle interesante puede contarse (si la información que tengo no es errónea), muy definitorio de la personalidad del Sr. Bermejo. Este caballero es Fiscal de carrera, como es sabido. Pues bien, en el año 2004, nada más llegar “los nuestros” al poder, este señor fue promovido al cargo de Fiscal del Tribunal Supremo, uno de los cargos de libre designación del Gobierno que existen en la carrera fiscal.

    Aunque el cargo es de libre designación, se requiere un informe, preceptivo aunque no vinculante, del Consejo Fiscal. El Consejo Fiscal es un órgano colegiado que representa, o pretende representar, las opiniones de la carrera fiscal. Forman parte del mismo 12 miembros. Tres son de designación gubernamental (Fiscal General del Estado, Teniente Fiscal del Tribunal Supremo y Fiscal Inspector Jefe), y los otros 9 son elegidos entre todos los miembros de la carrera judicial en activo.

    Pues bien, cuando el Consejo Fiscal hubo de emitir su informe sobre el nombramiento de Bermejo, ¿pueden imaginarse vds. cuántos votos tuvo este caballero a favor?. Tres. ¿Pueden imaginarse de quién procedían estos votos?. De los tres cargos de designación gubernamental. Los 9 miembros electivos, que representan a todas las asociaciones de fiscales, desde las más conservadoras hasta las más progres, votaron en contra.

    Fíjate que es difícil conseguir la unanimidad en este país. Pues este Bermejo la consiguió entre sus compañeros de profesión: ninguno quiere verle ni en pintura.

    Este es el mismo Sr. al que, un par de años después, José Luis Rodríguez Zapatero nombró Ministro de Justicia. Lógicamente, como no creo que Zapatero sea idiota (de verdad que no lo creo), no puedo pensar que lo hiciera con ánimo de tranquilizar los ídems y de apaciguar la acentuada problemática judicial. Al contrario, lo hizo para provocar a la oposición, para demostrar a la carrera judicial quién es el que manda, para buscar la confrontación en que este ilustre Z tiene su mayor caudal político.

    Yo creo que Bermejo no dimitirá, ni será cesado. Sobrevivirá a la cacería con Garzón, a la huelga judicial, a los fines de semana igualmente cinegéticos en Quintos de Mora… Bermejo, en realidad, es una buena muestra del “talante”, aquel famoso “talante” que fue utilizado como bandera en la primera legislatura de ZP, y del que ahora nadie parece acordarse. Este es el verdadero talante de la España de ZP.

  6. principiopeter

    ¡Fantástico, Jabato!

    Suscribo de pe a pa todo su escrito.

    Mi síntesis es que la palabra talante bien podría substituirse por otra palabra, también trisílaba y que también comienza por “t”.

    Trágala.

    Esa y no otra ha sido y es (cada vez con más ahínco y menos disimulo) la doctrina del Sonreidor Compulsivo.

  7. BEVERLEY

    RANDOM

Comenta