Se sabía

Partidarios del Brexit duro

No podía ser de otra forma. Unos fanáticos no pueden conseguir mejorar el PIB, ni que los organismos funcionen o que la gente se sienta a gusto, por mucho que el Gobierno español se deje extorsionar a gusto por ser el fanatismo la garantía de su existencia.

Lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible. Este pleonasmo tan rotundo como en apariencia simplón, se atribuye al cuñado de Sánchez Mejías, el torero Rafael Gómez Ortega, pero en realidad tiene una cuna extranjera, pues antes lo dijo Talleyrand.

Da igual. Lo relevante del caso es que la chorrada se cumple una vez más a rajatabla en casa de quienes se olvidan de la buena gobernación y dan rienda suelta a un mundo de fantasías más propio de una serie de dibujos animados que de un programa de gobierno.

¿Pensaban realmente que los delirios no les iban a pasar factura?

No. Claro que lo sabían, pero eso no les libra de responsabilidad, sino que se la agrava. Se pusieron la independencia delante de las antiparras, cual zanahoria delante del jumento. Pero a la bestia, cuando llega a su destino, se le permite que la coma para no agotar el truco.

Con esa acidez característica que le acompaña desde antes de Els Joglars, Boadella dice que los más burros de su familia son independentistas y nadie se lo discute. Bueno, a lo mejor los aludidos no están de acuerdo; pero los demás, sin conocerlos, sí.

Es necesario añadir un componente palurdo para que funcione el reclamo. Algo de eso le pasa también al Brexit. Es difícil concebir a sus partidarios sin cierto olor a lana, con todos los respetos para los ovejeros, pero dicho en alusión a esa tendencia de los rebaños a no desviarse ni un metro de sí mismos, que es su seña de identidad y la base sine qua non de la trashumancia.

Un comentario a “Se sabía”

  1. Caplan

    Los animales se agrupan para hacer de ello un bloque y defenderse, realmente es una estrategia impecable, además de provocar un ahorro energético, los animales humanos más o menos igual.
    Yo no estoy seguro de que los ingleses cometan una grave equivocación con el Brexit, nunca han estado totalmente integrados, han probado y no les convenció, a mí una cosa parecida.
    La Unión Europea es una idea muy alejada del mercado común, parece igual y no es lo mismo, no es lo mismo en nada.
    Un pequeño ejemplo es, salarios alemanes, franceses y españoles, artículo a consumir el precio suele ser más barato cuanto más potente es el país, esfuerzo laboral , salarial, para su compra es inversamente proporcional a los salarios percibidos, menos salario , más coste, más esfuerzo, España es bajos salario , mayor coste y más esfuerzo ¿ dónde está la ventaja ?.
    Europa es Europa del noroeste, ellos mandan, ellos nos venden, ellos deciden, los del sur solo estamos para servirles , poco más o menos.
    Por mí sería más del norte pero no me dejan.

Comenta