Provocando al monstruo

Don Inda, a uno y otro lado

No se dejen engañar por los medios que controla el Gobierno para dar gusto a sus socios, en la navarra Alsasua, como en el País Vasco, en Cataluña y en el último pueblo de la estepa del Valle de la Serena, víctimas y verdugos siguen siendo los de toda la vida, y muchas veces basta mirarles a la cara para darse cuenta.

Y otra cosa, si entre ellos hay proetarras es señal de que hay ETA, y de ahí nada bueno ha salido jamás.

Si hoy hemos caído tan bajo que los medios públicos no saben reconocer víctimas y verdugos, que se lo hagan mirar en el oftalmólogo, porque los profesionales de los medios son tan buenos como siempre.

Hasta el ministro del Interior invierte la carga de la prueba y señala a los que defienden la legalidad y la Guardia Civil como los crispadores, ante los pobrecitos radicales que quisieron boicotear el acto.

Son palabras del ministro: “Hay que tener cuidado en el contexto y en cómo defendemos realmente nuestras creencias, pensamientos e ideología”. No se puede ser más equidistante con el delito. En vez de decir que se deben defender siempre la ley y la justicia, nos salta con ese mensaje delicuescente, amedrentado, condescendiente y paniaguado que resume la filosofía pactista de este ejecutivo que ha vendido su alma al diablo y que está condenado a no recuperarla jamás.

El daño que se le está haciendo a España es enorme, pero el que se está haciendo a sí mismo el PSOE, tampoco le va a la zaga. Están acostumbrados. En el 1934 coquetearon con el golpe de Estado al lado de independentistas y comunistas, hasta el punto de escuchar de labios de Indalecio Prieto que estaba arrepentido. Tarde piaches. Y eso que conspiraban contra su amada II República.

De modo que esto de ahora les parecerá peccata minuta.

2 Comentarios a “Provocando al monstruo”

  1. Tolodapinza

    El actual Ministro del Interior o es tonto o nos toma por tales; y que me perdonen los tontos por equipararles a este personaje.

    Sólo le faltó decir que esa señora que, según los telediarios, falleció por una caída contra el bordillo de la acera a causa del tirón que le dió un caco a su bolso para robárselo, lo que hizo en realidad la pobre mujer era ir provocando.

    ¡Vamos hombre, a quién se le ocurre ser una anciana e ir por la vía pública con un bolso colgado del brazo! ¡¿Adónde vamos a llegar en la escalada de provocación e incitación al delito del honorable y cívico gremio de ladrones?!

    Pues para el Ministro, en lo de Alsasua igual.

    El grado de cobardía mental y miseria moral de quienes ahora están en el gobierno empieza a ser asfixiante.

  2. Ramón

    Como cambió esta persona, de ser perseguidor de terroristas, desde la Audiencia Nacional, a disculpar sus desmanes en la manifestación de Alsasua, los manifestantes, como dice el gobierno, de derechas, estaban dentro de la ley, al igual que la Guardia Civil y la fuerzas de seguridad del estado y de ese lado, de forma inequívoca, es del que se tiene que colocar un ministro, máxime, siendo juez.

Comenta