Así se explica

¿Qué va a decir un pescadero afortunado por el cambio?

La última encuesta contiene un dato aterrador. Por lo visto, hay un 29% de españoles que aprueba la labor del Gobierno, que es algo así como la confirmación de aquel viejo adagio torero: Hay gente pa tó.

Después del susto inicial, cuando te repones del impacto y lo analizas con frialdad, comprendes que sí, que es posible solo con tener en cuenta que somos el país del mundo donde mayor número de nombramientos se producen en la administración tras la llegada de un nuevo Gobierno. Empatados con Turquía y Chile.

El país de cesantes que fue la España decimonónica, ha dejado una secuela de nepotismo partidista que se sitúa entre el 95 y el 100 por ciento de la alta administración, mientras que en el extremo opuesto _ Canadá, Holanda, Japón y Noruega _, un recambio gubernamental no afecta a los funcionarios, o como mucho, solo a un 5%.

Con este dato se explica que un 29 por ciento de los encuestados apruebe la labor del Gobierno. ¿Cómo no la van a aprobar, si de ello depende en un futuro cercano la mamandurria de primos, hermanos, cuñadas, suegros y demás familia de los recién nombrados, que son a la fuerza un montonazo de personal?

Incluso sus tenderos, peluqueros, entrenadoras personales, médicos de cabecera y confesores unen el éxito de sus economías a la permanencia del gachó de turno en el Gobierno, con sueldos que le permiten comprar día sí y día también estupendas merluzas en el mercado.

¿Qué va a decir el pescadero cuando le pregunten qué tal lo está haciendo Pedro Sánchez? ¡Pues de fábula! Lo está haciendo de fábula, porque cuando tenga que irse, la suerte mudará de barrio y otro colega venderá más merluzas que tú.

De modo que sí, que hay gente pa tó, pero también es que la peña es muy mirada para sus cosas.

Un comentario a “Así se explica”

  1. Tolodapinza

    Hombre, el pescadero no creo que obedezca a la conducta que se menciona.

    Puede estar, en efecto, contentísimo con la llegada de un nuevo alto funcionario al cargo, “premiado” por el Doctor Sánchez.

    Pero ese alto funcionario con un alto sueldo que tan feliz hace al pescadero, habrá substituido en el puesto al anterior funcionario, también de alto sueldo, que lo ocupaba anteriormente y que por ser del PP ha sido “purgado” por los actuales dueños de las poltronas; que aquí el revanchismo goza de perfecta actualidad. Ojo, que el revanchismo también lo practicaban los anteriores, seamos justos.

    O sea que, como mucho, el pescadero habrá empatado.

    Las gallinas que entran por las que salen, o sea.

Comenta