La doctrina bellaca

Los padres navarros debe dirigir sus reclamaciones a estas dos ideólogas, Barkos y Solana

Éstos de Navarra que han sacado una unidad didáctica de educación sexual para críos, además de salidos y calientabraguetas, son perfectos conocedores de que una vez llegados al poder, lo suyo no es gobernar, ni educar, ni mejorar estructuras, sino adoctrinar.

Se han cargado, o lo intentan, la antigua doctrina con el pretexto de que una generación no tiene derecho a imponérsela a la siguiente, pero en realidad la falacia esconde el huevo de la serpiente, o sea, no es que no haya doctrina, sino que será la mía.

Y todo eso nada menos que en Navarra, en la tierra levítica de sanignacios y franciscosjavieres, de monjas aguerridas y misioneros con agallas, sin contar a Mariló Montero, que también tiene bemoles.

Estos navarros de nuevo cuño, esta Uxue Barkos de aspecto fiero, estos Podemos, Bildu y Geroa Bai que han escalado hasta tan alto, se están poniendo las botas a base de doctrina calentita, no solo porque hable de la entrepierna, sino porque es suya, recién hecha, y se nota que acaba de salir del horno.

Es doctrina chuchurría y bellaca, como la de Hugh Hefner, el de Playboy, o como la de un pájaro similar, pero qué quieres. Por un lado los han votado y por el otro, a Uxue y compañía les sirve para joder la marrana a los colegios concertados de la Iglesia y a los padres desconcertados que no saben qué hacer cuando su mocoso de cinco años llega a casa y suelta lo del coito anal, la masturbación placentera y el muera el amor.

Sí, porque Uxue educa a los nuevos navarros en la idea de que el amor es una patochada y que lo guay es el sexo. Uxue tiene más cara que espalda, y sobre todo, tiene más doctrina que cultura.

Dicen los muy liberales que los padres podrán opinar lo que quieran, pero no en nombre de sus hijos. Que los hijos son cosa de Uxue. ¿Les suena lo del Estado totalitario? Pues ya lo tenemos aquí, pimpante y calentito.

Un comentario a “La doctrina bellaca”

  1. Tolodapinza

    Oiggg, es que somos de un moderno…

    En los gloriosos tiempos de la “zeja” se impartían clases de masturbación (solitaria y mutua) en los institutos. Es decir a adolescentes y adolescentas, ya algo criados. Pero estas mentecatas lo proponen para niños de seis y siete años, lo que ya es progresismo en estado prístino, dónde va a parar.

    Ya puestos a hacer burradas por el sólo placer de que hablen de una, sugiero a estas dos desahogadas que implanten obligatoriamente la educación del sobo de las partes nobles y de las varias artes de penetración en las guarderías pre-escolares; eso sí, bajo la atenta mirada y monitorización de las maestras, que guiarán tiernamente las manos de los pequeños en tan sutiles tareas.

Comenta