Pana de cacique

 _seb100011

Aparcados plebiscitos venezolanos, tragedias y sucesos de sangre, la noticia de este fin de semana ocurrió en Galicia, ya que el presidente de todo el hecho estatal viajó hasta esta tierra para comunicarnos que los despachos gallegos ya están libres de caciques; las playas, libres de chapapote y los pinos de Pondal, libres de la procesionaria del pino, que eran las tradicionales contaminaciones autóctonas desde que se puso a raya la plaga del escarabajo de la patata, que bastante lata nos dio durante años.

El joven gallego ya casi no oyó hablar del cacique en estos últimos años, excepto para definir el ron que utiliza en sus combinaciones del hecho bolinga o botellonero.

_Papa, papá, ¿quiénes eran esos caciques de los que habla ZP en el hecho mitinero?

_Querido hijo, eran muñidores de la voluntad política popular en beneficio propio; intermediarios del pueblo con las más altas instancias y acarreadores de votantes durante el hecho mitinero.

_¡Ah, ya! ¡Agentes electorales!

_¡Calla, niño; que te van a oír en la DGS!

Hubo un tiempo en el que se les distinguía sin grandes esfuerzos, pues los caciques strictu senso usaban americanas de pana y solían cubrirse la cabeza; de modo que nada más acceder al lugar donde ejercía su caciquismo, no tenías más que busca una chaqueta de ese paño para saber quién llevaba los pantalones en aquel territorio y a quién había que pedir las cosas.

Hoy ya no es así. Hoy las cosas no se piden, se tramitan, y por muchas amistades que tengas, el trámite seguirá su velocidad reglamentaria, sin mordidas, maletines o comisiones que valgan para alterar el hecho administrativo. Es cierto que la pana sigue siendo muy socorrida para vestir en determinados acontecimientos, como por ejemplo, en el hecho cinegético, pero seguramente no es pana de cacique.

 

 

36 Comentarios a “Pana de cacique”

  1. MIRANDA

    Hay que estar enfermo de correZión política, para entender que llamar enfermero a un enfermero es “vejar o insultar”. Como llamar periodista a un periodista, o médico a un médico. Los sustantivos no califican, eso son los epítetos o calificativos.
    Como que llamar Torito a Touriño, en uso de la prerrogativa bilinguista de esta tierra, es “vejar o insultar”. A mi me llaman Mirandiña y no me llevo la mano a la pistola.
    Después le llamais IVE a arrancarse el hijo y ERE a despedir masivamente por una pésima gestión de gobierno, y os quedais tan anchos. Pobres tíos.

  2. Celestino

    Ah! es que siempre que hablas de Quintana lo mencionas así (todavía no leí lo de el “funcionario de Os Peares”); y como todos tus posteos parecen llenos de (como decirlo suavemente…) mofa? y crítica (despiadada)? al Bipartito pensaba que eran uno más; me alegra saber que no es así; mis más sinceras disculpas Miranda.

  3. jabato

    ¡Ah, el cacique!. Figura señera en nuestra historia, algo tan gallego como el aguardiente de hierbas o la Catedral de Santiago.

    Yo tengo la particular teoría de que, en este aspecto, Galicia está todavía en la Edad Media: en aquella época, las estructuras de poder se basaban en la relación personal; muy posteriormente, en la Edad Moderna, surgió el Estado-monarquía y, luego, tras la Revolución Francesa, las estructuras basadas en la relación ideológica (partidos políticos).

    Aquí, en cambio, seguimos todavía en la primera fase. Si al paisano le preguntas, ¿y tú de quién eres?, no te va a contestar: de tal o cual partido, sino “de Pedro ou de Xan” (entendiendo por Pedro o Xan el muñidor de votos y favores local o parroquial).

    Aunque sea un estudio sociológico un poco traído por los cabellos, y hecho de prisa y corriendo, puede servir como base de trabajo. Un sociólogo quizá le pusiera otros nombres, y lo rodeara de gráficas y estadísticas, pero creo que la idea fundamental es correcta.

    Y dicho esto, podrían añadirse otras consideraciones, derivadas de la idea base.

    En primer lugar, ¿ha evolucionado Galicia desde el punto de partida, en los tiempos recientes?. Sí, sin duda. Quiérase que no, el régimen constitucional, desde 1978 hasta aquí, con lo que conllevó de apertura política y social, ha determinado también un cierto ablandamiento del sistema político tradicional en Galicia. Con gente mejor informada y más libre, con un nivel educativo en franca progresión, es más difícil que las estructuras del caciquismo tradicional se mantengan, al menos en su integridad.

    Por tanto, pienso que estamos en trance de mejorar. Pero se trata de un cambio que afecta a lo más profundo de la sociedad, y por tanto es esencialmente lento y, lo que es más importante, el cambio procede de la propia sociedad. Afortunadamente, poco tienen que ver los políticos en ello. La gente comenzó a espabilarse durante el fraguismo (más bien a pesar de éste) y continúa espabilando ahora con el bipartito (más bien a pesar de éste). Evidentemente, si estamos hablando de una evolución positiva e importante, no podemos esperar que nazca de los políticos profesionales.

    No es mi caso, ya que mis expectativas sobre el Gobierno PSdG-BNG en la Xunta eran muy limitadas, pero, cuando llegaron al poder, todavía una legión de ilusos esperaba que, de la noche a la mañana, las taras tradicionales de la política gallega desaparecieran, y amaneciera una nueva Galicia, transportada por arte de magia al Siglo XIX.

    Una parte de tales ilusos irán a engrosar ahora las filas de la abstención, al haberse dado cuenta (aquí si que he de dar la razón a la Srta. Miranda, aunque no comparta su tono abrupto) de que PSOE y BNG no han hecho absolutamente nada por corregir los fallos del sistema. Al contrario, se han integrado en el mismo a la perfección.

    El otro día, leía una entrevista con el Excmo. Sr. (tiene derecho a este tratamiento por tratarse de un Diputado a Cortes) D. José Blanco, que manifestaba, como disculpa por los magros resultados que la gestión gubernamental en la Xunta ha obtenido: “nos llevó mucho tiempo desmontar la red clientelar del PP”. Para decir la verdad completa, debería haber añadido “…para sustituirla por la nuestra”. Aquí sí hubiera perfilado una descripción fiel de la realidad.

    El PSOE ya tenía una larga tradición en este sentido, muy acreditada en los antaño escasos municipios que gobernaban, pero ahora han demostrado que, también a nivel de la Xunta, están capacitados para gestionar “a la gallega”: primas a los ayuntamientos “amigos”, palos para los “enemigos”, unas ofertas de empleo público cuya transparencia equivale a la del cielo de Lugo esta mañana a las 9 (niebla espesa), un control de los medios de comunicación (RTVG) digno de los tiempos de María Antonia Iglesias en TVE…

    En algunas cosas, todavía han “mejorado” claramente la situación, estableciendo nuevos récords; el fraguismo, sobre todo si lo centramos en el personaje que le da nombre, no era un régimen ostentoso, ya que D. Manuel siempre fue de natural austero. D. Manuel podía parir una idea descabellada que costase un potosí al erario público (Gaiás), pero no precisaba de 4 millones de euros para empedrar de oro su despacho, ni 400.000 euros en un vehículo personal más caro que el del Presidente de los Estados Unidos. Fraga, en lo personal, era más… ¿cómo lo diría? más frugal.

    En este aspecto, podemos decir que nuestros políticos, más que caciques gallegos, parecen ya concejales de Marbella. No descarto que el Sr. Touriño ponga en su nuevo despacho alfombras de piel de tigre, o incluso el bicho completo disecado, como tenía el famoso Juan Antonio Roca en la localidad malagueña.

    Además de reñir con toda ética política, estas conductas son de un gusto espantoso.

    ¿Y el Bloque?. ¡Ah, el Bloque! ¡meus pobres!. Estos santiños han demostrado que ser nacionalista y de extrema izquierda (¿así se autodefinían, no?) no implica ser tonto. En su parcela gubernamental, han hecho exactamente lo mismo que el PSOE, tratando en todo momento de rentabilizar políticamente hasta el más mínimo paso. Aquí tenemos al Sr. Quintana, con sus fiestas de 15.000 viejos (criticaba ferozmente las que hacía Fraga con 3.000, sería que le parecían pocos), con su multimillonario concurso eólico resuelto “por la brava”, con su proceso de selección de personal para las Galescolas, consumado en plena campaña electoral, y gestionado de forma tan escandalosa que ha motivado que los adormecidos sindicatos le digan que ha dejado pálido a Cacharro y a Baltar (legendarios ejemplos de la transparencia en selección de personal).

    Un amigo mío, simpatizante del BNG de toda la vida, cuando yo le echaba en cara todo lo contenido en el párrafo anterior, me justificaba la actuación del BNG de la siguiente forma: “¿y qué quieres?, si los otros (entiendo que se refería a los socios de Gobierno) lo hacen, nosotros no podemos quedarnos atrás. No queremos que nos pase como en el Ayuntamiento de Lugo, tiempo atrás, cuando hicimos el trabajo sucio a Orozco, mientras éste se dedicaba a abrazar todas y cada una de las farolas de esta ciudad, y luego él se llevó los votos, y a nosotros nos puso en la calle de una patada en el culo”, “si no andamos con ojo en la Xunta, la historia se repetiría”, “prefiero que nos tachen de caciques antes que de gilipollas”.

    Me parece una pobre justificación, aunque he de reconocer que tiene más razón que un santo, como así le expresé. Además, las encuestas le dan la razón: parece que, del bipartito, cada uno va a recibir su cuota parte de votos; el Bloque, esta vez, no se ha dejado absorber por su socio de gobierno.

    Claro, esto tiene un coste elevado para Galicia, ya que un país con dos Gobiernos es casi como si no tuviera ninguno, y en tiempos de crisis como éstos, cuando más necesaria sería una mano firme y una cabeza serena al timón del país, no parece lo más procedente un Gobierno formado por dos socios que se vigilan (cuando no se apuñalan) mutuamente, atentos en todo momento al particular interés de la propia cuenta electoral, y sin tener presente, ni por un segundo, el interés general de los gallegos.

    Por tanto, y retomando el hilo inicial, los caciques son algo intrínseco al paisaje y a la fauna política gallega, con o sin chaqueta de pana, con puño y rosa o con estrella roja. No esperemos deshacernos de ellos tan pronto. Desde luego, no el 1 de marzo.

    Y este es mi particular resumen de mi, igualmente particular, visión de la realidad política gallega, a fecha de hoy. Espero no haberme alargado demasiado.

  4. MIRANDA

    Cuando un tipejo agazapado detrás de un nick le dice , repetidamente, a un señor que da la cara y el nombre como columnista, que se pone hasta arriba de polvos, o sea que esnifa farlopa , que se emperica y alucina, queda automáticamente descalificado para cualquier tipo de debate, y calificado de algo que no voy a repetir para no ponerme a su altura. Aun hay clases.

    Cualquiera tiene libertad para asomarse aquí y decir cualquier cosa. Esta casa, virtual o de papel, y más concretamente José de Cora, siempre ha dado muestras de su tolerancia, amplitud de miras y respeto al juego democrático. No cabe más cintura y más fair-play. Más quisieran los gabilondos que por el mundo son. Y los años no han hecho sino otorgarle lucidez, buen tino y valentía.

    Salvo una ocasión, que yo recuerde, en que se vertieron en el foro injurias y calumnias de extraordinaria gravedad sobre personas ajenas, que involucraban a terceros y obligaron a El Progreso a retirar aquellas burradas, con muy buen criterio, TODODIOS ha dicho aquí lo que ha querido, en tiempo directo, sin censura de ninguna clase.

    No voy a decir que me sorprenda, porque ya conocemos sobradamente “el talante democrático” de la progredumbre sociata y su desesperado intento de acallar las voces criticas por la via de la provocación y el insulto. Puro manual de Goebbels.

    Naturalmente, no ya el BOSS, que es un caballero, sino ni siquiera su becaria, que es una señorita, van a descender a las simas del juego sucio pepiñero. Porque además de envidiosos, intoxicadores y marrulleros, son MORTALMENTE ABURRIDOS. Puaf!

  5. jabato

    Como he dicho en numerosas ocasiones, comparto muchas (no todas) las ideas de la Srta. Miranda, aunque desapruebo, también frecuentemente, el tono que emplea para exponerlas.

    Sin embargo, no puedo por menos que adherirme a lo expresado en su último post. No voy yo a hacer una defensa encendida del Sr. Cora (ni tengo yo por qué, ni tiene él necesidad), pero está claro que, si bien en este foro (al ser totalmente libre) se dicen muchos despropósitos, lo que no debe caber es el insulto personal.

    Por mucho que yo disienta de las opiniones de los progres que por aquí pululan (gracias a Dios, si no sería tremendamente aburrido), jamás se me ocurrirá tacharles de cocainómanos, sin motivo ni fundamento alguno. Esto excede con total claridad de lo que podría considerarse una salida de tono, y roza ya el terreno de la injuria. Señores, se puede debatir, incluso con dureza, pero lo que no se puede es entrar en el campo del insulto personal.

  6. Pedro Jeta Remira

    Aprovecho la ocasión para manifestar:
    Desde la primera ocasión en que leí el nick del ¿Sr? Sylar, mi cuerpo se estremeció, pues me recordaba al protagonista de la ¿segunda? entrega del Código da Vinci, (Silas).
    Sus opiniones apoyan mis temblores, pues es el típico progre modelo “Palas”, que no sabe opinar sin descalificar al adversario.
    Esto no hace más que recordarme la LOGSE y la actual Educación para la ciudadanía.
    Mis condolencias a los que son como él.

  7. haha

    “envidiosos, intoxicadores y marrulleros”, dice Miranda…

    X-DDDDD (que no quiere decir “Grrrrrr”)

    haha

  8. celestino

    No creo que sylar haya estado demasiado acertado; aunque siendo bien pensados imaginaremos que su “deber de” era en el sentido de conjeturar y hacer un juego de palabras con la expresión que el propio de Cora había utilizado hace algunos días. Por otra parte, imagino que el hecho de que este blog sea abierto es, en parte, porque el autor está encantado de la posible polémica que puede suscitar: aunque se agradece que no se llegue a la descalificación personal.

    Es mejor esperar una disculpa o una aclaración que cargar todavía con más fuerza para agrandar la bola de nieve.

    “pues es el típico progre modelo “Palas”, que no sabe opinar sin descalificar al adversario.
    Esto no hace más que recordarme la LOGSE y la actual Educación para la ciudadanía”

    Esto es lo que se llama vulgarmente “mear fuera de tiesto”, generalizar; todos los de izquierdas son “progres”, todos los de derechas son “fachas”… por favor!! de todo hay en todos los sitios; creo que es mucho más gratificante y enriquecedor aprender del adversario que descalificarlo.

    Muy de acuerdo con el análisis de Jabato (menos en lo de la valoración del voto final, por motivos obvios) y con el apunte de SEito, aunque más que de autocrítica yo hablaría de resignación y cierto masoquismo innato. Y los caciques “habelos haylos” y los habrá siempre, y serán de uno u otro bando dependiendo de quien ostente el poder en cada momento.

  9. SEito

    Jabato_solicito eliminar el Sr. en ambas direcciones y con todo el respeto_aquí entre grelos y xoubas, han surgido y siguen surgiendo, Políticos de talla internacional, que si en lugar de haberlo sido de materia tan “sucia”, fueran profesionales de otras materias, estarían igual de reconocidos dentro y fuera, como lo están determinados emprendedores que no hace falta mencionar .
    Si incluso estos últimos, han tenido que demostrar a los poseedores de la Megafonía Ibérica _Barcelona y en menor grado Madrid_ su innovación sin necesidad de ayudas I+D+i y menos de otro tipo_viaje del Sr. Castellanos a visitar al ínclito Puyol para explicarle el origen del mito textil mundial desarrollado en Arteixo_ qué no han de hacer nuestros Profesionales de la Política, para recibir, ya no el mismo, si no algo parecido al mérito de sus héroes .
    Lo demás son ganas de comerse el coco, con aprendices de brujo, que no hacen camino al andar, porque solo pisan sobre el suelo que otros, los más insultados, han construido . Sí sobró orgullo y vanidad, de quienes estaban educados en la ley correcta y esto quizás fué lo que impidió que escuchasen lo que eran gritos ya .
    Pero bueno, complejo ninguno, que ya hace 40 años, en las mejores Universidades Españolas entre aquellas dedicadas a formar Profesionales de Profesiones no etéreas, el alumnado externo a la ciudad que entonces era la Capital, era siempre liderado en nº por hijos de gallegos que consideraban fundamental la formación; aunque luego vieran como hacían carreras paralelas y muuuucho más ligth pero efectivas en política, los mejores insultadores de Instituo o de Universidades del “todo a 100″ .

  10. SEito

    Celestino, aquí vive todavía uno que deja la resignación para el recuerdo o la defensa verbal, del “pienso siempre en las peores circunstancias pero siempre también en que mejorarán seguro” .
    Como mucho, lo que tengo claro, es que muuucha gente, por condición natural, necesita que alguien la dirija . Lo observé ya en la niñez, cuando el grupo funcionaba sin directrices partidistas de ningún tipo y era sencillo distinguirlo, al tiempo que era frustrante el ver lo fácil que le resulta al mal, llevar el gato al agua .
    Y mira que uno está permanetemente en la duda, pero hay cosas que se van aclarando al tiempo que uno pierde visión por los ojos .

  11. principiopeter

    Caramba, hoy, una vez superada (por inane y por boba) la majadería de un opinador amparado en el anonimato, que se faja insultado al columnista… me he quedado sumido en la delicia de leer a Jabato. Pura delicia intelectiva, un verdadero manjar. Le felicito y le admiro.

    En cuanto a caciques, ai meus filliños, había que se dar unha voltiña por Cataluña xa na época do goberno de “Conveniencia” i Unió. E digo Conveniencia ben a propósito, e quen queira entender que entenda.

    Porque la gente se fija en lo gordo y aparente, como Barcelona-Ciudad. Pero había que ir (lo mismito que en Lugo) a los pueblines rurales, esos de 4000 habitantes o menos.

    ¿Caciques? ¡Válgame Dios! Por aquí hemos tenido auténticos Premios Nobel en esa materia…

  12. escéptika

    Puff. Qué desayuno. Para una tarde que pasa una en la pelu y en el salón de té, a la mañana siguiente se le acumula el trabajo. Pero lo doy por bueno. He pasado ¿media hora? en un cuasi orgásmico disfrute de unas prosas y una dialéctica de óle. (Les andaluces, las andaluzas y los andaluzos decimos óóle, con acento en la o y más bien por lo bajini. No el olé de los escritores costumbristas mal informados). Salvo una hache que se ha quedado por detrás en un pretérito perfecto, da gloria disfrutar de la buena sintaxis y la exquisita ortografía del blogueramen. Chapó.

    Como está dicho (casi) todo y el hecho biológico de las elecciones me pilla a mil y pico kilómetros, me dispongo a saborear vuestras comentas: el ardor guerrero de la gemeliña, las galopadas por la banda izquierda, las mesuradas y deportivas jugadas por el centro -¿se nota que Málaga, Sevilla y Betis andan bien en el furbo?- y hasta algún balonazo al árbitro.

    Sigan así, mis amores, y cada día os seré más fiel. Bicos para todos.

  13. Celestino

    Escéptika, podrías ser una gran locutora deportiva; impecable el resumen.

  14. Sylar

    Amigos titireteros espero que seais conscientes de que al ponerme a mi “a parir de un burro” estais indirectamente haciendo lo mismo con vuestro “Boss”….ya que fue el quien empleo la famosa expresión (entre otras, no olvidemos su célebre…”darle matarile”) de los polvos para referirse a otra persona, con lo cual, si la ultilización que yo he hecho de la expresion es incorrecta, también ha de serlo la suya.

    Y ahora por alusiones:

    Miranda, como ya te he dicho otras veces tu te descalificas a ti misma escribiendo lo que escribes y dejando ver ese tufo a intolerancia.

    Pedro Jeta Remira, te reto a que enumeres mis supuestas descalificaciones y que te documentes un poco y sepas cual es el significado de mi “nick”.

    Sr. Celestino, es bueno ver que entre tanto titiritero que juega a ser cronista alguién muestra algo de cordura y objetividad. Quizás por eso sus “acidos” comentarios sean de lo poco que vale la pena por aquí.

    Jabato, vuelvo a insistir, los que aquí opinamos podremos usar los mismos métodos que usa el titular del blog, sino estariamos en inferioridad de condiciones.

    Principiopeter, ¿dónde esta el insulto?.

    P.d: cambio mi definición de caciquismo. Actitudes como la de Miranda definen lo que es el caciquismo. Muchas gracias.

  15. Tipytop

    Al ínclito Sylar

    ¿Poner “a parir de un burro”? ¿No será “a caer de un burro”, o simplemente ” poner a parir”? Y ayer te faltaba una h del verbo haber ….ay, ay, estos maestros Ciruelas…

    La expresión “tiritirero” alude a la gente del espectáculo, actualmente se dice de los fans agradecidos de la zejita, no sirve para los críticos del gobierno. Hay que actualizar el vocabulario.

    Las cosas no son como uno quiere que sean, desgraciadamente. Poner etiquetas de “cacique” o “intolerante” a los que piensan diferente sólo pone de manifiesto la propia incapacidad de expresar opinion libremente.

    La altanería, la soberbia , por cierto totalmente injustificables, son rasgos constantes en la izquierda española.

    Las alusiones al titular de la bitácora, todo penoso y bochornoso.

  16. Sylar

    -

  17. Sylar

    Tipytop, efectivamente me he equivocado en la expresiñon “a parir de un burro”, pero el caso es que usted me ha entendido. En cuanto a lo de la “h” recuerdo donde he cometido el error. Gracias por molestarse tanto en corregirme, es de agredecer…pero el que corrige no ha de cometer errores, ¿no cree?. Reelea su texto y me cuenta, amigo “tiritirero”(jajaja).

    En cuanto a lo de titiritero, dos apreciaciones. Primero, no es una expresión y, segundo decirte titiritero que precisamente por eso empleo este término cuando me dirijo a vosotros.

    En lo que respecta a los de poner etiquetas de caciques e intolerantes….digaselo usted también a la becaria Miranda.

    Por último, ls frases dirigidas al Sr. de Cora, no son alusiones sino afirmaciones demostrables y objetivas.

Comenta