Lealtad para todos

Llevamos meses hablando del golpe

A cualquier ciudadano que sea partidario de la ley y el orden constitucional _ un bicho hoy bastante extraordinario _, le encantaría reconocer que Casado se pasó cuatro pueblos acusando al Gobierno de golpe de Estado, pero el verdadero problema para España no es que ese señor haya exagerado, sino demostrar fehacientemente que lo ha hecho porque no hay tal.

Y ése es un trabajo que le corresponde realizar al Gobierno, y no a Casado, pues lo cierto es que cada paso dado por el señor Sánchez induce a pensar que en efecto está cociendo el golpe, que lo favorece, o que lo consiente.

No es ninguna especulación desorbitada, como podría ser la acusación de estar explotando las minas de Saturno. Sus socios de Gobierno, al menos quienes le permite serlo con sus votos, se refieren cada día de forma clara y meridiana a su deseo de dar un golpe de Estado. La propia justicia ha tomado en consideración la posibilidad de que se haya cometido un delito cercano o similar a un golpe.

Por lo tanto, menos aspavientos y más demostraciones prácticas de que realmente Casado se ha pasado esos pueblos que dicen. Y otra cosa. Es justo y necesario que el Gobierno pida moderación y lealtad a Casado, pero no llegamos a entender por qué se la pide solo a él. Por qué no le dirige los mismos ruegos a Torra, que es infinitamente más exaltado; a Rufián, que es infinitamente más chulesco; a Iglesias, que es infinitamente más incendiario o al propio Sánchez, que es infinitamente más peligroso.

Como queda bien patente, nos manifestamos en la misma línea que el Gobierno. Mucha moderación y mucha lealtad, pero aplicada directamente hacia dentro. No se eche al monte y luego pida que permanezcamos en casa.

En resumen, como dice la vieja máxima que en España toma las formas de refrán, consejos vendo que para mí no tengo.

3 Comentarios a “Lealtad para todos”

  1. Tolodapinza

    Mi calenturienta imaginación me sugiere que Casado quiere recuperar el terreno ─no perdido pero sí cedido─ por “mansurrón Rajoy”. Por eso elige el lenguaje tremendista y resultón. Máxime porque todo el PP está de los nervios tras ver la demostración de fuerza de VOX en Vistalegre. Al PP ya le sangró muchos votos Ciudadanos, pero la eclosión de VOX está movilizando a los descontentos con la pachorra de Rajoyes y Sorayos y sus consentidoras actitudes. Será populismo de derechas, no lo voy a negar, pero es un “nicho de mercado”, como dicen los expertos en marketing, cada vez más poblado.

    Porque, desengañémonos, quizás no toda la gente pero sí mucha, mucha gente, está hasta el rabillo de la boina de esta política mamarracha y mamporrera de gente que haría de todo por conservar el chollo.

  2. Ramón

    De acuerdo, políticamente incorrecto el proceder del Sr. Casado, se equivocó en la forma, pero quizá no en el fondo, puesto que los pasos que dan los políticos gobernantes, parecen ir en pro de la ruptura de España.

  3. Caplan

    La política es eso y más, siempre dando vueltas y circunloquios pero el pan es pan y el vino debería ser vino no agua colora.

    Políticamente correcto, siempre la misma higa, siempre según, siempre para quedar en nada, en juicios no puedes decir mentira sino incierto, te dejan sin firmeza y convicción y les da igual, es lo políticamente correcto.

    Yo opino igual que Casado y es porque este Sr No electo, hace lo que tantas veces hemos oído en la descripción de un delito… colaborador necesario y/o lo de en compañía de otros ¿ que es lo que le diferencia a este Sr No electo con estas definiciones de delincuentes etc.

    Dije hace bastante tiempo que este Sr presidente No electo estaba cruzando líneas rojas y era un firme candidato a ser juzgado en su día por posibles actuaciones prevaricadoras o genuinamente delictivas, el tiempo hablará.

    Sin este Sr presidente No electo y mentiroso no fuese en compañía de otros, que son delincuentes y terroristas e independentistas , este Sr presidente No electo, mentiroso no sería presidente ¿algo más claro ??

Comenta