Pedro y Rosa

Una jarra y al lado, Rosa

Alberto Moravia fue el primer hombre en advertir que curiosamente los votantes no se sienten responsables de los fracasos del gobierno que han elegido, como si el suyo fuese un gesto poco más que anécdotico, cuando en realidad es la clave para el buen funcionamiento de una administración.

El novelista italiano, como cualquier persona sensata, sabía que todos los males de la democracia, ésos que le hacen decir a Churchill que es el peor de los sistemas creados “excepto todos los demás”, tienen su raíz en una errónea elección por parte de los votantes, puesto que todos los candidatos habilitados para ello tienen derecho a presentarse.

En nuestro caso actual, la observación de Moravia es de difícil comprobación, porque ni el presidente ni su partido fueron escogidos de forma directa para gobernar, sino que la regeneración moral, la moción de censura y todo eso sobrevino en un proceso posterior, con lo cual es posible que nadie se sienta corresponsable de sus errores.

Por ejemplo, cuando el día 12 el presidente se coloca al lado de los Reyes para recibir el besamanos de quienes con él entraban en el salón _ el primer acto de auto-anfitrionaje, o como se diga, de la historia _, nadie en España puede afirmar: La culpa es mía. Yo lo he puesto allí para que haga eso.

No, se han puesto él y Begoña. No saben, pero se han puesto.

Caso distinto es el de Rosa María Mateo, como ha dejado bien claro ante el país tras su desternillante paso por el estrado de comparecientes en el Congreso. Rosa, ni sabe lo que es la presidencia de RtvE, ni la quiere, según confiesa. Le dijeron que era cosa de dos meses y esto se alarga.

Entonces, hija mía; si no sabes y no quieres, ¿pa qué te metes? Otra cosa no, pero aunque Pedro demuestre no saber ni dónde ponerse, a ganas no hay quien le supere.

2 Comentarios a “Pedro y Rosa”

  1. Tolodapinza

    Lo de la señora Mateo es de sonrojo. Finge que “pasaba por allí” y la pusieron en ese puesto por puro azar, pero en el rico vocabulario español existe la palabra NO y bien que se guardó de usarla cuando este Gobierno Okupa le pidió que hiciera de celestina palanganera para sus purgas y sus directrices. Menuda mosquita muerta.

    Aunque, quién sabe, quizás estamos ante alguien muy necesitado y de subsistencia personal en precario, que no ha podido rechazar el muy buen dinerito que le dan por ese cargo. Es mala la miseria. Pero también la miseria moral.

  2. El pulpo amigo de las centollas

    A esta señora la han puesto para lo que la han puesto, para hacerles el trabajo sucio al Psoe y Podemos.
    Eso de llegar y cargarse a una importante parte de la plantilla de TVE, caras muy conocidas no es casual.
    Y como toda traiccion tiene su recompensa a ella tambien le han dado tambien sus 30 monedas de plata por los servicios prestados. Que en el caso de Rosa María Mateo son unos nada despreciables 10.405,02 euros mensuales.
    Enhorabiuena señora Rosá Maria Mateo ha perdido Vd. la dignidad profesional pero a cambio a aumentado generosamente su cuenta bancaria.

Comenta