De tanto oírlo

La errata

Dicen que fue una errata, pero tal como están las cosas, hay que hacer un ejercicio de fe para admitirlo.

En un panel del ayuntamiento de Palma para ser expuesto en la Feria de las Culturas allí celebrada se plasman los porcentajes de población extranjera que sienta sus reales en el municipio y en dos de las columnas _ hombres y mujeres _, se hacen constar cuántos son españoles y españolas. O sea, que los españoles son extranjeros en Palma.

Parece ser que las explicaciones dadas han convencido, pero sabiendo de qué pie cojea el consistorio, la duda no es disparatada. Al fin y al cabo la equivocación no se produce por colocar la columna de franceses dentro de los africanos. No, es precisamente la de españoles entre los de fuera.

Dirá el alcalde que se le ha ido el subconsciente al muslo, o que de tanto oírlo, la responsable de turno _ “una funcionaria pública excelente”, según se la describe _, desplaza en el último momento la columna, casi como un acto reflejo.

Esa explicación nos valdría porque aquí, en El Progreso, sucede un hecho parecido que ya se ha contado en varias ocasiones.

Dicho en breve, recordaremos que en 1938, todos los periódicos de la zona nacional publican en primera plana el parte de guerra que finaliza con la fecha y la fórmula habitual, Salamanca, a tantos de tantos de 1938, Segundo Año Triunfal.

El caso es que al linotipista encargado de la composición, hombre de izquierdas por demás, sus compañeros le toman el pelo durante todo el día, augurándole que se equivocará y que escribirá Fatal en vez de Triunfal. Y así ocurre y así sale en el periódico del 4 de enero de ese año.

La errata de Palma pudo ser algo parecido. Tanto dártelas de independiente que llegas a creértelo.

Comenta