Desmontando a Torra

¿De qué dialogaron? ¿De Messi?

Como su propio nombre indica, Torra es tozudo y machacón, a imagen y semejanza de un mazo de Ferreiravella, allá por Riotorto.

Lo es por su propia condición, ya que de otra forma no lo habrían puesto donde está, y lo es también porque todo el proceso del golpismo catalán se basa en el principio castellano de “sostenella y no enmendalla”, inmortalizado por Guillem de Castro en los versos de Las mocedades del Cid.

Eso se sabía desde antes de la moción, en la moción y después de la moción, pero a pesar de ello Sánchez se dejó atrapar entre las pinzas de los insaciables catalanes, vascos, valencianos y podemitas.

Los más entrenados a la hora de apretar la extorsión _ “apretad, hacéis bien en apretar!”, Torra dixit _, son los catalanes, porque los vascos se habían tirado al monte y tenían que purgar las bestialidades cometidas.

Con todo y eso, Sánchez se envuelve en sus míseros 84 diputados y se zambulle en la laguna plagada de monstruos devoradores, tan grandes son sus ansias de que en casa le llamen presidente.

Llega y oferta diálogo, como diciendo que Rajoy no lo hacía. Ya se ve lo que le importa a Torra el diálogo. No figura en su hoja de ruta, salvo que se llame dialogar a que el Gobierno se abra en canal y rompa España mediante un harakiri televisado en directo por Rosa María Mateo, mientras revisa las cuentas de la sociedad patrimonial que acaban de descubrirle, para que se vea la gran patriota que es.

Pero con todo y eso, Sánchez insiste en charlar con quienes le chantajean y amenazan con dejarlo caer. Traducido al castellano, que les dará millones de euros hasta aburrir para que puedan seguir al frente de la Generalidad dedicándose a la destrucción.

Dicho de otra forma, que sigamos pagando nosotros el error político de no ver a Torra como lo que es, un cazurro chantajista dispuesto a destrozar Barcelona.

2 Comentarios a “Desmontando a Torra”

  1. Tolodapinza

    Quizás habría que pensar que la amenaza de Torras y los suyos de negarle su apoyo a Sánchez en el Congreso, y así hacerle caer del Gobierno si no patrocina el famoso referéndum pro-independencia, es una “boutade” sin fundamento más que otra cosa. Un farol al poker, sin nada detrás.

    Torras queda bien con los más descerebrados de los suyos, los de la “barretina-borroka”, pero no tiene el menor interés en hacer caer a Sánchez.

    Porque si cayera y hubiera que ir a elecciones ya mismo, igual ganaban otros gobernantes menos complacientes y, sobre todo, menos dispuestos a ir soltando dinero para caprichos de la Generalidad.

    Y de eso nada, monada, da gusto tener puesto a un títere en el escaparate al que se le van apretando los yamentiendes según el momento, mientras el títere sonríe cinematográficamente, “amándosi locamenti” a sí mismo, como dirían Las Grecas.

  2. Ramón

    A Torra, lo que le interesa es “torrar” a Sánchez hasta que no pueda sacarle mas y en ese momento, lo dejará caer como fruta madura, esperemos que no tarde, para no arruinar España, como su colega de partido Zapatero, que luego quienes pagamos la fiesta, somos los ciudadanos de a pie.

Comenta