Nuestro hombre en la Luna

Duque, cicerone

Si hacen lo que los golpistas quieren, lo que Podemos desea, lo que anhela el PNV, ¿a qué esas ansias por gobernar? Sí, ya sé, quedan otras áreas donde mangonear, pero a eso no se llama gobierno, sino chapuzas, chapoteo y chapurreo, como era previsible ante una excelencia académica tan endeble como fraudulenta.

No hay día sin una nueva bajada de pantalones, sin una debilidad, sin un titubeo. Y cuando no, ideas de bombero, fuegos de artificio para la galería, despilfarro y proyectos para atracar bolsillos, aderezados de reuniones nunca diáfanas y oscuras relaciones, ¡Ay, qué malandrín!

El responsable del guirigay pretende alargar el desbarajuste dos años y John de Zulueta, nieto del ministro de Estado de Azaña de igual apellido, y a la sazón, presidente del Círculo de Empresarios, le señala otro camino. Ya no hay el beneficio de la duda, señor Sánchez; arroje la toalla y convoque elecciones. Pronto acabó con todo.

Se ve que Zulueta no es hombre de medias palabras, porque en su conversación con el periodista Sergio Enríquez-Nistal, cuela un diagnóstico sin paliativos: “Este hombre está en la luna”. Sánchez, claro.

Y eso que en la charla no se cruza ni la primera frase sobre la tesis, como diciendo, si las cosas fuesen bien y hubiese al frente un presidente, ¿quién se opondría a hacer la vista gorda con la tesis por muy plagiada que estuviese?

El problema es que lo uno se suma a lo otro, y no estamos para hacer experimentos con las cosas de comer.

Oyendo a Zulueta podría pensarse que Pedro Sánchez nombra ministro a Duque para que le oriente sus pasos en la Luna. Allí la gravedad es mucho menor, desde luego, pero que no se fíen en el satélite. Estando por allí este hombre, la gravedad puede cambiar de un día para otro.

2 Comentarios a “Nuestro hombre en la Luna”

  1. Caplan

    Pedro Duque si que debe estar en la Luna, porque ni se le oye, ni se le ve ni se le espera, debe estar preparando una Home para su presidente cuando le echemos de una patada y directo a la luna y que allí se quede el tio funesto.

    Pues claro que no está en la luna, SancheS, digo, volar si que vuela este tio , porque hay que ver la afición a volar que tiene este tío funesto, volar a costa del presupuesto de todos los impuestos a todos los españoles, porque si no me los impusiesen otro gallo cantaría, no va a hacer volar a todos de este país , o se va él o nos vamos casi todos y que pague la bacanal el último en salir.

    SancheS el usurpador nocivo y truculento, el tío si que debe estar fumando algo porque si no es imposible tanto desvarío, esto parece una novela Gore y un Orweliano festín, es para ” unidos todos , soplar y soplar hasta tirar esa demoníaca casa que les afecta tanto y para mal , no me refiero a la casita del cerdito, que podría ser , si tirar la Moncloa para que vivieran en un pisito estilo Ferreri y haber si así vivían lo real y no su edén particular, para nosotros infierno.

  2. Tolodapinza

    Como considero al astronauta Duque una persona con una inteligencia y una preparación bastante superiores al promedio, apuesto a que ─precisamente porque siempre se ha mostrado de natural discreto y comedido de palabras─ en el silencio de su fuero interno más de una y más de dos veces habrá pensado: «Pero dónde me he metido, cómo me habré dejado enredar por este tropel de indocumentados…»

Comenta