Cutre cum laude

Hasta ahora ésta era la imagen de una copia cutre. La tesis le hace competencia

Si decimos que una tesis es cutre, le rebajamos de categoría, pero no deja de ser tesis. Si decimos plagio, no es tesis ni es nada.

Pero algo es algo. Hasta que el señor Iglesias abre la boca para hablar de la cutrez en la obra de su socio y amigo Sánchez, todos entendíamos que él y su formación comulgaban con el cum laude. Ahora ya sabemos que no, que para ellos es cum cutre.

Como los motivos para considerar que aquello no es tesis ni es nada crecen cada día, vaya usted a saber qué queda de todo el fárrago cuando finalice el descenso a los infiernos de la obra de Sánchez. A lo mejor descubrimos que no se le puede probar nada. Vamos, que nada es suyo y entonces no sería plagio, sino calcomanía.

Cutre es decir mucho y no decir nada. ¿Cuántas tesis cutres habrá por ahí adelante, realizadas con el sudor de la frente de sus autores, que luego de mucho esfuerzo, firman orgullosos su pequeña aportación al mundo del conocimiento? Pues muchas, claro. Pero aunque lo sean, nadie las considera cutres cum laude, sino que se aprueban y listo. No se exige ser un genio. Basta ser honrado y esforzarse.

Comprenderá el señor Iglesias que lo de Sánchez es otra cosa. Seguramente le duelan las encías al pronunciar la palabra cutre porque lo ha aupado para ser el presidente impoluto en un mundo de pillos y a las primeras de cambio se demuestra que el propuesto es un profesional de la pillería desde antes de salir de casa.

Quizá le escueza mover la lengua para reconocer que tiene muy poco ojo a la hora de candidatos para el gobierno de su país. Lo comprendemos. Ha sucedido hace nada y apenas le ha dado tiempo para disfrutar su dedazo sobre los medios públicos.

Se siente. La próxima vez esmérese a la hora de elegir socios y así evitará tener que llamarlos cutres apenas pase el primer trimestre tras el acuerdo.

Un comentario a “Cutre cum laude”

  1. Ramón

    Que le importa Iglesias, que sea o no cutre o plagiada la tesis doctoral del Sr. Presidente, cuando entre sus ídolos esta el conductos de autobuses presidente de Venezuela Sr. Maduro, en comparación, estamos hablando de un nobel, que le den el que no le dieron a Rodríguez Zapatero, en su día.

Comenta