El golpismo en casa

A Dios rogando y con el lazo dando

Joaquín Torra, un tipo que nace un 28 de diciembre y que por lo tanto está acostumbrado a las inocentadas, amenaza con que se tomará la república por la mano, si el Gobierno no negocia, es decir, si el Gobierno no claudica, porque en su planteamiento no cabe esa palabra, salvo si es sinónimo de recibir prebendas de un presidente flojo, inane y desnortado.

Hasta ahora se venía repitiendo como axioma que el independentismo catalán, fracasado a lo largo de toda su historia, se hacía fuerte cuando los gobiernos españoles eran débiles, o atravesaban serias dificultades.

Ahora también, claro, no solo porque el Gobierno es débil hasta donde pone Portugal, sino porque es Gobierno ¡gracias a que lo apoyan los golpistas! ¡Tócate el escroto, Flor de Loto!

Y a su lado aparecen otros señores que ya se jactan de estar cogobernando y cuya idea de la unidad de España deja mucho que desear, como lo demuestran en cada oportunidad que tienen.

Dicen algunos optimistas que en los próximos días Sánchez puede hacer gala de su amor a la Constitución y a España. ¿Pero ustedes están bien de la cabeza? ¡Qué demostración ni qué niño muerto!

El tocayo del presidente por parte de apellido, el que dice ser y llamarse Fernando Sánchez Dragó, que está como las maracas de Machín en Dos gardenias, dice que al presidente le quedan 48 horas _ bueno, ya son menos _, para aplicar el 155 con toda suerte de competencias, “si quiere pintar algo en el futuro”.

Admirado amigo de Gárgoris y Habidis, abandone usted toda esperanza, pues su tocayo no ha venido para servir a ninguna de esas altas ideas que usted expone. Para lo que ha venido no lo sabe ni él. Si le sale bien será de chiripa, de modo que prepárese a vivir una semana plena de emociones. Eso está garantizado.

4 Comentarios a “El golpismo en casa”

  1. Tolodapinza

    Todo lo que acontece alrededor de la política española tiende a llevarnos a la desolación moral, o por lo menos a mi. He hecho como participante en esta bitácora ─y seguiré haciendo, que no decaiga─ comentarios irónicos, mordaces y hasta sarcásticos alguna vez; pero siempre intentando resaltar el lado bufo o ridículo de la situación comentada, más bien buscando la parte risible.

    Sin embargo, la procesión iba (y va) por dentro. Más allá de mis manifestaciones escritas de burla estaba internamente la convicción de nuestro ancestral retardo neuronal en lo de la cosa pública. Intento imaginarme la situación secesionista en grado de tentativa en Cataluña (y dentro de un par de años en Vascongadas, tomen nota) trasladada a otros países, y no me salen las cuentas.

    No veo yo al Gobierno alemán pasteleando con una tentativa independentista en la Baja Sajonia, ni al francés con lo mismo en el Lemosín, al danés con Jutlandia o al norteamericano con Wisconsin. En veinticuatro horas no digo que hubiesen encarcelado a los proclamantes, que también, sino que esos gobiernos ya habrían declarado sin ningún género de dudas y con palabras muy fáciles de entender su contundente desautorización y condena de semejantes proclamaciones. El primer minuto del primer día. No como aquí.

    Así pues, pese a mi coraza de cachondeo verbal, tengo la funesta convicción de que no es que vayamos hacia la catástrofe sino que ya estamos instalados en ella, y desde hace tiempo.

  2. Ramón

    Los hechos demuestran que este problema sólo se palía y soluciona legalmente.
    Lo grave es que manifiesta una enorme soberbia -muy bien fomentada- por parte de algunos catalanes.
    Y más grave todavía es la animadversión que crea entre ellos y nosotros, que puede acabar convirtièndonos en enemigos irreconciliables.
    Què desgracia ten grande la de ser un político que enfrenta y divide.

  3. Tolodapinza

    Coincido con Ramón en lo de la animadversión entre ellos y nosotros, pero debe ser aún más preocupante la animadversión dentro de ellos mismos, entre los catalanes que quieren la independencia y los catalanes que no la quieren de ninguna manera. Esa sí que es y va a ser una fractura en la convivencia mala de curar. Pensemos en vecinos, compañeros de trabajo, amistades, familias…

  4. Caplan

    Mientras habla tiene razón, mientras no hay respuesta parece que todo el mundo asiente, lo cierto es que se larvan respuestas que en algún momento desarrollaran no mariposas sino algo mas
    reaccionario, el huevo de la serpiente pero al revés.

    Es desalentador, es cansino y demoledoramente frustrante intentar razonar esta patosa historieta que no historia fomentada de una forma oportunista, engañosa y propia de tahúres, son como truculentos flautistas llevándonos a donde quieren, les seguimos, les siguen, toda clase de espantajos y aprovechados, aburridos de la paz y facinerosos hambrientos de poder y emociones viles, en eso ganan por goleada.

    Mientras hablan tienen razón y ademas hablan sin limitaciones, sabiendo que como probetas sus palabras les dan indicios de como son quienes las reciben y no contestan o contestan a lo complejini.

    España está llena de acomplejados, yo uno de ellos, de domados, de charlas de taberna , charlas da merda.

    Nos han colado goles y goles, nos cambian la historia y ciertamente , creo , nunca la supimos de verdad porque la verdad no existe en estos lares, todo es manipulado con una falta de respeto al ciudadano que da espanto.

    El tiempo pasa, las reacciones vienen y vendrán y muchas no pueden ser buenas porque no hay bueno en lo malo, quizás solo rectificación.

Comenta