El lobito bueno

En realidad, El lobito bueno es de Carmen Kurtz y se publicó en 1947

Una parte considerable de los políticos españoles se distingue como creadores de problemas, no solucionadores, que es su oficio. Y encima los crean a su medida, es decir, de muy bajo rango.

Se habla de okupas, independencia, manteros, falsificación de títulos universitarios, utilización de las lenguas como instrumentos de confrontación… que si no son delitos en sí mismos, acaban por generar delincuencia de tanto bordearla.

Nos consolamos al pensar que en todas partes cuecen habas. Y es verdad, no estamos solos en la mediocridad, pero es tan triste la comparación como el propio defecto.

Ahora mismo está en los foros de discusión decidir si la venta ilegal es legal. Con el argumento de que los manteros no tienen culpa de lo mal que los ha tratado el mundo árabe y el occidental, se trata de que paguen el pato los comerciantes legalmente establecidos, los que satisfacen los impuestos, el de radicación y todos los demás, y los que compran productos a los fabricantes que también los pagan, lo que beneficia a las mafias de falsificadores y ladronas de mercancías.

¿Cabe en alguna cabeza un disparate mayor? Seguramente sí y habrá que estar preparados para cuando estos representantes del mundo doliente salgan a la palestra con otra de sus originales teorías.

De hecho ya estamos muy cerca de que los terroristas adquieran plenos derechos para perseguir a la Policía, y si alguien no se planta veremos cómo cuatro energúmenos detienen y encausan a una pareja de la Guardia Civil por patrullar sus ghettos.

A Iglesias le encanta el lobito bueno de Goytisolo. Ya saben, la bruja hermosa, el príncipe malo y todo eso. Pues está que lo borda. Cuando le entren de noche en su chalet, Dios no lo quiera, que no se le ocurra llamar a la Policía, porque seguramente habrá sido el pirata honrado.

2 Comentarios a “El lobito bueno”

  1. Caplan

    Si no eres parte de la solución, eres parte del problema, en escuelas de empresas y en cualquier otro sitio que se manejen intereses que ” duelan ” esto es una seria advertencia a todos aquellos que lastran el buen funcionamiento de las cosas.

    Políticos de bajo nivel, políticos que gobiernan lo que nunca debieron y con su actividad perjudican seriamente la cosa pública porque no saben o van a lo suyo y para mas tienen licencia para matar el buen desarrollo de un país.

    La venta de falsificaciones ES ILEGAL la venta mantera ES ILEGAL Y LESIVA para el comercio y en general para todos, la compra de FALSIFICACIONES es nociva e imprudente y debería ser MULTADA como ya ocurre en algunos sitios. La prostitución esta penalizada , en otros lugares , para el que la ejerce y para el que la compra, el símil es comprable.

    Yo si opino que no me rasgaría las vestiduras si a cualquiera de estos memos politiqueriles les sucediesen cosas como a los comunes, probar medicina , hieles , y no solo como alguno , chalets de lujo, escoltas, sueldazos, prebendas , osea las mieles de sus mal ganados cargos.

    Los pájaros disparando a las escopetas, delincuentes atrapando y deteniendo policías y ciudadanos, lo veo muy posible, de hecho ya hay absurdos mas potentes y en uso cotidiano.

  2. Tolodapinza

    La manera de invocar a la Justicia, así como la respuesta que ésta da, suele ser normalmente bastante cercana al sentido común. Sin embargo hay “peculiaridades” muy peculiares, y que nos hacen dudar del coeficiente de inteligencia de unos y otros.

    Invocaciones muy peculiares: Se han dado casos de ciudadanos que han presentado en el juzgado de guardia querellas criminales fundamentadas contra Dios. Por permitir que sucedan catástrofes y desgracias en el mundo. Toma ya.

    Respuestas muy peculiares: Que, legalmente y en virtud de no sé cuántos artículos de no sé qué ley, un ciudadano al corriente de todos sus impuestos, tasas y arbitrios no puede desalojar de su domicilio legítimo y documentado mediante escrituras a unos okupas que han invadido su vivienda y habitan de manera ilegal en ella. Ni siquiera puede abrir la puerta, y que ni se le ocurra entrar. Ya ni hablemos de si tiene la tentación de cambiarles las cerraduras para que los okupas no puedan entrar si han salido para hacer la compra, por ejemplo. En tal caso pasa a ser “sujeto activo de delito”. Toma ya.

Comenta