El odiado sistema

Los que caminan por el medio son potenciales clientes

Ayer se pidió la dimision de Ada Colau como alcaldesa de Barcelona con motivo de la inseguridad, los manteros, la ruina de los comercios y todo ese follón que ella y gente como ella han propiciado voluntariamente, mantienen a conciencia, y parece ser, pretenden incrementar hasta la destrucción absoluta de la sociedad reduciéndola, como mucho, al zoco, al trueque y al pago con sal.

La dimisión es una anécdota, claro, porque los partidos que la mantienen están encantados de que tal ocurra, y buena parte de los ciudadanos, también, pues han sido ellos los que han colocado al personaje donde se haya.

De poco vale que el mediano y pequeño comercio de la ciudad _ y de todas las ciudades donde el fenómeno se les ha ido de las manos _, muestre su “indignación e impotencia” ante la invasión masiva de manteros que ya no escapan corriendo de la policía porque son más contundentes y numerosos que las supuestas fuerzas del orden.

Si al panorama actual se le añade el efecto llamada que se está produciendo al extenderse la idea de que España es el paraíso de la mantería, es fácil suponer que la ruina del sistema no es ya cuestión de años, sino de horas.

Las autoridades fomentan que se rompa la cadena que forman los ingresos, los impuestos y los servicios públicos. Increíble, pero cierto. Hoy se ha llegado al punto de que el único que es capaz de luchar por su conservación es el ciudadano. Primero, si se niega a colaborar en la voladura y compra al comercio, y después, si medita mejor el sentido de su voto en la ocasión inmediata.

Las autoridades no están para eso. Algún día se sabrá para qué están, pero es de temer que entonces ya sea demasiado tarde, porque la gestión de lo que quede estará en manos de algún inversor extranjero que lo habrá comprado por cuatro perras.

2 Comentarios a “El odiado sistema”

  1. Tolodapinza

    Ya me he pronunciado sobre “la mantería” en una entrada anterior (El Plan Pis).

    Pero reiterando la dejación de autoridad ─dizque progre─ de la alcaldesa Iluminada, habrá también que decir, alto y claro, que en todo este mamoneo tienen, tenemos, una parte notabilísima de culpa los ciudadanos. Quienes compran unas “auténticas” gafas de sol Ray-Ban o un “auténtico” bolso de Versace a precio de trapos, encima de aldeanos con un toque de cretinismo son, somos, unos colaboradores necesarios (como se dice en argot judicial) en todo este fraude tan repetido, tan nombrado y tan cansino.

    O sea que lo de Doña Iluminada, con ser importante, sólo es una porción del problema. Nuestra codicia idiota (¡y hortera!) pone el resto.

  2. Caplan

    Constato que esto es una decadencia y una degeneración con todos los requisitos, entre ellos una ciudadania de bien que está vencida o cansada o hastiada.

    Les relataré que no una si mas personas me han confiado a mi y a mi hijo en diferentes lugares que habían decidido aislarse de esta negrura y que desde ya solo se ocuparían de sus asuntos, yo me rebelo ante esto He de decir que no son personas con problemas sociales ni económicos, simplemente esto las desborda.

    Dudas tengo muchas y prontos tambíen, prontos de indignación y de que me devoren los dias en que vivo, pasan y no vuelven y algunos han decidido arruinarlos y conmigo a muchos otros.

    Rebelión Catalana, y porqué no rebelión ciudadana con un fuerte golpe en la mesa y decir ¡ hasta aquí han llegado, de aquí ni un paso mas !.¿ qué puñetas es esto, quienes son tan poderosos para anularnos, confiscarnos, decirnos en todo momento lo que somos , seremos y debemos hacer ? esto no es democracia, para nada de nada, esto no es, no es.

    ¿Que legitima a una autoridad pues la autoritas que es lo que debe ser y no la potestas, aquí solo hay potestas.Desobedecer a la potestas es un derecho y un deber, debemos tener obediencia debida al que bien manda y gobierna no al tahur y corrupto.

    El comercio no tiene representantes, tiene personajes vacios y tan corruptos y vendidos como cualquier partido politíco, falta DECENCIA y eso no se hace de esta manera.

Comenta