Sprint cerrado

Tres en un pañuelo

Las primarias del PP están en un puño. En un pañuelo diríamos si compitiese Rajoy, porque ésa es la manera de expresarlo en argot ciclista. Pero Rajoy no está ni como candidato, ni como votante, porque se ha aplicado el principio de imparcialidad de la Familia Real y ha dicho que por su parte, todos son muy guapos.

¿Pero es así en realidad? No, claro que no. Menuda tontería que lo fuese. ¿Cómo le va a dar igual, a Rajoy o al último militante en inscribirse, que gane cualquiera de los tres? Sí, porque los que entran en ese pañuelo solo son tres, Cospedal, Casado y SSS. Supongo que a estas horas ya sabrán quién ha caído, cuáles son los dos que siguen o quién será propuesto directamente a la segunda vuelta de los compromisarios. Así que por ese lado, mejor no abundar, porque en unas horas la teoría estará más obsoleta que las cassettes de Misión Imposible, ésas donde les graban el plan y que se autodestruyen nada más haberse escuchado.

Desde fuera del partido _ y en buena parte, desde dentro también _, a los candidatos se les ha mirado a través de un único cristal. ¿Quién ofrece mayores garantías de poder derrotar a Sánchez en unas generales? Punto pelota. Todo lo demás es secundario, llámese regenerar el partido o aprender a bailar la sardana.

El propio Rajoy sabe que muchos no le perdonan haberse dejado arrebatar el Gobierno en dos patadas, no haber amarrado al PNV y en definitiva, confiar únicamente en un Santo Advenimiento, que finalmente no advino.

Por mucho que se demoren, las elecciones están ahí y por complicado que parezca, hay margen para soñar.

Cospedal, Casado y SSS han llegado en un extraño pañuelo de igualdad. A partir de hoy, uno de los tres, como mínimo, ya sabrá que la militancia no cuenta con él como cabeza de cartel.

Un comentario a “Sprint cerrado”

  1. Tolodapinza

    No sé yo si ninguno de esta terna puede asumir con garantías eso que se ha dado en llamar “la renovación del PP”.

    Todos ellos beben del pasado, han vivido de él… y tienen muchos favores que agradecer.

Comenta