Como un plato

Go Kane! frente a Co Caína

Aunque caigan chuzos de punta, es verano y quieras que no, todo se relativiza más que en invierno. Te permites ropas más desgastadas, los horarios no son tan rígidos, andas menos recto… no sé. Si hiciese calor diría que todo se distiende, pero como no lo hace, es porque estamos en julio y punto.

Los lazos amarillos me siguen pareciendo un insulto a la inteligencia, pero el traslado de los golpistas no me da el coraje que me daría en enero. Odia el delito y compadece al delincuente, como nos ordena Concepción Arenal.

Ainhoa Arteta los ha puesto a caer de un burro en el Teatro Campoamor de Oviedo, llevándose la mayor ovación de la historia de la música reciente española. Dijo que ella tenía 32 apellidos vascos y que se sentía española por los cuatro costados. Dijo más cosas, pero lo dejamos ahí para que ustedes sepan por dónde iban los tiros.

Se sentía muy relajada y muy orgullosa de ser española, y eso que nos acababan de eliminar en los penaltys, que es lo más enervante que imaginarse pueda. Hasta cuando los tiran los colombianos te pones nervioso pensando en los disturbios que se pueden generar en Bogotá por culpa del Go Kane!

Lo de TvE también está mucho más tranquilo. Te pongas como te pongas la va a mangonear Iglesias sí o sí; de modo que ya no le quedarán argumentos para decir que viene a regenerar nada, sino a ponerse de langostinos hasta el orto, o sea, hasta la salida externa del tracto digestivo, como acaba de hacer la princesa Mette-Marit con su madre y sus dos hermanos en un restaurante de Conil.

Así que mucho relax. Con eliminarla del dial, asunto resuelto. Pierdes un medio público, pero ganas salud.

También ha dicho algo el malababa de Echenique y ni me he cabreado. Va a ser verdad que el verano relaja, ¿porque las dos cajas de trankimazín que llevo hoy no serán? ¿O sí?

Un comentario a “Como un plato”

  1. Tolodapinza

    Hace tiempo que he optado por conectar los telediarios de cualquier cadena nacional a partir del minuto 20. Así me evito las noticias locales, que normalmente son una invitación permanente al cabreo, y me relajo con las últimas humoradas de Trump y otras pequeñas distracciones de Internacional.

    Renuncio a que me crispen. Ni te digo a partir de ahora con toda la podemización de TVE, por ejemplo.

Comenta