Pago de favores

Manolo, una garantía

Querido presidente: De vuelta de unas merecidas vacaciones _ si no son merecidas hay que decir vagaciones _, me entero de que usted no se llama Rajoy, como venía siendo habitual, sino Sánchez, y pregunto qué ha pasado, pues hasta ahora los nombres de todos los presidentes me los habían consultado, a ver qué tal.

Por lo tanto es usted el primero con el que tal cosa no ocurre y me fastidia. No es que mis deseos coincidiesen siempre con el elegido, pero por lo menos era un detalle.

Me dicen que el procedimiento para nombrarlo ha sido plenamente democrático. Estupendo. Menuda vergüenza si no lo fuese.

Añaden mis informantes que para lograr esa milagrosa transubstanciación del cuerpo de Rajoy en el cuerpo de Sánchez ha tenido que intervenir apoyándola lo mejor de cada casa; entiéndase, aquellas formaciones políticas que siempre han manifestado sus deseos de que a España le vaya de cráneo.

Tal es así que ahora estamos en la fase de pagar favores y en consecuencia, de que a España le vaya de pena mora. Esperemos que quede un cacho donde erigir un monumento a Manolo el del Bombo con diez o doce chiringuitos alrededor.

Este regreso a la actividad columnística _ ¡qué bien se estaba en la inopia! _ coincide con uno de los episodios más chuscos que recuerdo en mis años de observador. Me refiero, querido presidente, al intento de nombrar en TvE a un personaje o personaja afín a uno de sus sostenes o sujetadores.

De momento parece ser que se la van a tener que envainar, pero lo seguirán intentando, por supuesto. A esto se llama imparcialidad institucional del ente.

Miedo me da, señor presidente, toda la batería de regeneraciones que pueda estar matinando en esa linda cabecita.

2 Comentarios a “Pago de favores”

  1. Moncho

    Esperemos que no se cumplan las intenciones del nuevo presidente, de agotar la legislatura, puesto que con seis meses le llega y le sobra a el y sus secuaces (socios de golpe de estado), para terminar con el trabajo y sufrimiento de los seis años anteriores. ¡Dios nos coja confesados!, xa de ve nas actuacións o demócratas que son.

  2. Tolodapinza

    ¡Hombreeee, regreso hoy (lo iba intentando de vez en cuando, a ver si revivía) a la columna de Don De Cora y la encuentro resucitada!

    Laus Deo.

    Y a seguir.

Comenta