Más allá del colmo

El Estat Catalá recuerda a los pistoleros

Torra es mucho más oscuro y terrorífico de lo que se transparentó en el primer momento. A medida que el foco se posa sobre él, se descubre la zafiedad del personaje, elegido, ya no hay duda, por su capacidad para convivir con la violencia, la extorsión y la dictadura.

No son exageraciones nuestras, sino deducciones de su ideología, si es que se puede llamar así una admiración por el pistolerismo, los escamots y las bandas de matones que hicieron para el terrorífico partido Estat Catalá lo que los gansters practicaban esos años en Chicago para Torrio y Al Capone.

Su declarado homenaje a Miquel Badía, el Capitá Collóns de Macià en aquella época, esconde toda una declaración de intenciones alejada de la política y adosada al terrorismo.

Yo no sé si los catalanes que apoyan a este señor requeteinterpuesto _ que no votado _, son conscientes de lo que dice, si lo comparten, o lo consienten en su delirio. Probablemente no hagan nada en plena conciencia, porque los pobrecitos están sometidos a una cruel inmersión en puré de patata que no les permite ver un dinosaurio a un palmo.

Cuando el hombre se derrite en admiración hacia el pistolero Badía no era aún presidente de la Generalitat, ni sospechaba que lo fuese a ser en su vida. Pero ahora que lo han puesto allí debería repasar la biografía de Miquel Badía, recordar el lío de faldas que le lleva a compartir amante con su colega Lluís Companys, concienciarse de que ese Companys, por mucho que le cueste creerlo, ahora es él, y comprobar que después de todo, fue el propio presidente quien ordena matar a Badía por haberse entrometido en sus conquistas amorosas.

Badía, Capitá Collóns, el asesino de anarquistas. Qué gran ejemplo para niños y mayores. De todos los personajes habidos en la historia no se nos ocurre otro tan canalla e inoportuno.

Un comentario a “Más allá del colmo”

  1. MIRANDA

    Dime a quien admiras y te diré de qué adoleces.
    Quien se pirra por parecerse a un pistolero o a un dictadorzuelo caribeño, se está haciendo un autorretrato de lo más fidedigno.
    Conocidas esas aficiones escatológicas del Kim-John-Torra, ya no sorprende oirle describir a los demás españoles como “bestias enfermizas o hienas carroñeras”.

    Lo singular es que los separatistas se han creido ese delirio de “la raza catalana”, y no perciben delito de odio en sus vomitonas, sino que valoran a un líder agresivo, xenófobo-racista y rencoroso miserable que destila náusea y perturbación.

    Creo que la opinión pública de esa Europa despistada, que se traga la especie del autoritarismo español represor sometiendo a un sector de población moderno y civilizado, debería acceder cuanto antes a la versión traducida de los artículos, posts, twits de ChisTorra, y otros “intelectuales”, para ir calando a los personajes, su racismo supremacista, su desprecio étnico y su tirria desaforada.
    También deberían conocer los textos de bachillerato que adoctrinan a la juventud en sus delirios de superioridad y señalan a los “africanos de las kabilas españolas y sus prostitutas barriobajeras de calle y cabaret “, y a los responsables académicos que sancionan y aun expulsan a los docentes que no se ciñen a la visión delirante que los gurús nacionalistas incluyen en los libros de Historia

    La memoria de Europa, que mantiene vivo el recuerdo de tanto daño, tanto mal, tanta destrucción como provocó el supremacismo y la xenofobia, debería conocer lo que el separatismo catalanista encierra de ignominia, lo que la “verdad” sediciosa esconde.
    Y no deberían ignorar los europeos distraídos con tanta propaganda, que en esa Cataluña dizque civilizada y respetuosa, se acosa, persigue, arrincona y estigmatiza a los discrepantes, se adoctrina a los menores, se impone el dialecto sobre la lengua universal y oficial del Estado, y se hace propaganda de un delirio supremacista propio de iluminados ignorantes, que toman por tontos a los demás.

Comenta