Policías del pensamiento

Galdós sería inmediatamente detenido

Va a ser muy difícl ejercer como redactor en la nueva televisión autonómica valenciana porque el Libro de Estilo que se han sacado de la manga les exige ejercicios de contorsionismo políticamente correctos que solo existen en las mentes deformadas de stalinistas vocacionales.

Un ejemplo que está llamando mucho la atención entre los profesionales aspirantes a un puesto de trabajo es aquel punto donde se prohíbe a los periodistas hacer mención de la apariencia, edad, estado civil, situación sentimental o maternidad ¡de las mujeres! No así de los hombres, a los que se podrá llamar en pleno plató mamarrachos desaliñados, viejos prematuros, divorciados, amancebados con querindonga, o decirles: “Te veo muy desmejorado, Toni”.

Todo ello en un correctísimo valenciano, por supuesto, no vaya a ser que los entiendan en Murcia, que es como el extranjero en esa fábula de creerse independientes de la ley de gravitación universal.

El legislador, hombre comprensivo al fin y al cabo, admite una excepción en su rígido código profesional, pues el redactor podrá hacer mención al aspecto de la mujer, o a cualquiera de las otras circunstancias, si es imprescindible para la comprensión de la noticia.

Así, por ejemplo, si una mujer pasa por delante de una obra y le cae encima un bote de pintura amarilla, podrá decirse que su aspecto quedó como el de un pollo, o mejor aún, como si el lazo amarillo, que con toda seguridad llevaba a la solapa, le hubiese crecido hasta cubrirla por entero.

Lo cierto es que Libros como el que se pretende imponer mandarían a la cárcel a personas como don Benito Pérez Galdós por describir con prosa precisa a la criminal Higinia Balaguer, o a su víctima, Luciana Borcino, protagonistas ambas del crimen de la calle Fuencarral.

XXI, el siglo de los bobos.

3 Comentarios a “Policías del pensamiento”

  1. Tolodapinza

    Estos políticos lo que tienen son unas ganas infinitas de pasar a la posteridad por haber hecho “cosas” que nadie antes que ellos haya hecho nunca. Lo mismo da si esas “cosas” son una mamarrachada, eso nada importa. Lo más grave de todo es que su mollera delirante ni siquiera es capaz de discernir entre una decisión mamarracha y una decisión racional. Si lo han ideado ellos tiene que ser bueno. A legislar, venga, y el que no esté de acuerdo es que es un facha.

  2. Caplan

    No salen genialidades de un memo, ni sale marisco de una charca,a falta de poder decir algo, hacer algo, legar algo con la suficiente importancia para ser escuchado y recordado , estos memos se salen por las esquivas de la memeces, se escurren y renacen mil veces.

    Si es verdad que estamos en el tiempo de la estupidez , al menos en lo que se refiere a esta caterva de políticos.

    Pasarán algunos años y con mas perspectiva y quizás con mas ecuanimidad sepan o sepamos al fin el porqué de esta plaga de idiotas, lagrimas de sangre nos cuestan.

    Confieso haber sido bastante iluso, me educaron para serlo, para adorar la apariencia y ceder el paso a cualquiera que estuviese un peldaño mas arriba en esta falsa escala social, osea que me engañaron haciéndome creer en una meritocracia inexistente , mas incierta que Adán y el paraíso.

    ***Hoy mandan los idiotas y mandan porque son mas.

  3. Ramón

    Estos memos, no se enteran, lo que quieren las mujeres es igualdad, en el trato, la remuneración en el trabajo, proyección profesional, etc., no que las protejan de las maldades del mundo mundial.
    ¡¡¡ Que no te enteras contreras !!!

Comenta