Hacia el caos perfecto

No es de extrañar que ponga esa cara

La sesión del Parlament de ayer ha sido bastante esclarecedora, pero con todo y eso todavía no me ha quedado diáfano si Puigdemont ha delegado su voto para que hagan presidente a Turull, si Sánchez renuncia a la investidura, si las fuerzas del independentismo están arrimadas o si viene agua el viernes.

En realidad no puedo explicarles qué es lo que estaban intentado hacer ayer, porque no lo sé. Ignoro si el objetivo era tener gobierno, si no tenerlo, si volver a votar, si echarse al monte…

Como dice la jefe de la oposición, todos los del procés _ que bien podríamos llamar procesados _, viven metidos en una burbuja donde rigen leyes diferentes a las del resto de los humanos, pero cuando se encierran en el Parlament y comienzan una de esas sesiones plenarias como la de ayer, el disparate se multiplica.

Se supone que en ese lugar solo sientan sus reales quienes forman parte de la flor y la nata de la sociedad, aquéllos que tienen las ideas claras y las ofrecen para alcanzar el bien común, pues siendo tan valiosas que cualquier empresa privada pagaría un porrón por esos cerebros tan bien amueblados que las generan, van ellos, y sacrificándose, los ponen al servicio de la comunidad.

Pero no. Aquello es un guirigay de intereses mezquinos, de personalismos y de ilegalidades cocinados al ritmo de un inútil sectario y partidista como es su presidente, mientras el mango de la sartén lo agarran los representantes de quienes tienen como máximo objetivo acabar con la actual sociedad, no para que le suceda otra igual llamada República Catalana, sino el caos, la destrucción y una hermosa dictadura que colgaría de la lengua a quien ose chistar. Y todo ello con el aplauso de imbéciles dueños de la comunicación que serían los primeros en ser colgados y de partidos enteros más perdidos en la vorágine que Pujol en una convención de honrados.

2 Comentarios a “Hacia el caos perfecto”

  1. Españolito de a pie.

    Tanto desaire y desgobierno solo tiene una solucion, eliminar la Autonomia de Cataluña y ilegalizar a los partidos separatistas.
    Sino a aguantar a estos inutiles nefastos años y años mas mientras producen daños a la economia y libertad de Cataluña y de todos nosostros, aumentan el odio y los sectarismos.

  2. Tolodapinza

    A día de hoy, el señor Torrent demuestra tener algo más de seso que su predecesora en el cargo de la presidencia del Parlamento de Cataluña. En la sesión de ayer hubo mucha pìrotecnia verbal, muchas bravatas, muchas soflamas desafiantes, muchas propuestas de re-legalización “prêt à porter” de los encarcelados… pero ninguna acción que pudiera suponer un mosqueo para el Tribunal Supremo del Estado. Digo acción, acto, hecho. Ninguno.

    Poca broma.

    Palabras altisonantes se dijeron tropecientas mil, pero ninguna se puso en obra.

    O, por lo menos, por ahora.

Comenta