La trituradora

¿Qué opinará de esto el juez Calatayud?

Debemos acostumbrarnos a las chorradas de Podemos, como esta última en pro de que los menores de edad puedan elegir el sexo que deseen sin que padres, madres, médicos o psicólogos puedan meter baza en el asunto.

Como dirían Errejón, Forges y Chiquito al unínoso, el núcleo irradiador del fistro vaginal pretende la banalización centrífuga del amperio circundante. Esto es, dicho en cristiano, dividir, crispar y convertir en gravilla todo atisbo de roca.

Si se habla del derecho de los menores a elegir sexo _ un tema que no existe y por lo tanto que no preocupa en absoluto _, habremos conseguido aspectos de interés particular, como son, que se hable de uno, aunque sea mal; que se parta la opinión pública en dos o tres pedazos _ a favor, en contra y con matices _, que se crispen algunas discusiones y que en cualquier caso se socaven pilares de la familia y la sociedad tradicional.

Todo ello favorece al advenimiento de un nuevo orden mundial donde, por supuesto, el poder solo estará en manos del partido; que no será partido, sino único.

Si a este trabajo sumamos los esfuerzos de los tontos útiles, que en sabia definición predemocrática, son aquéllos que estando en formaciones que van a desaparecer, creen que el apoyo a estas iniciativas les favorecen, la gota hará agujero y la dictadura se verá a la vuelta de la esquina.

Acostumbrémonos a oír éstas y parecidas propuestas, pero si en algo damos aprecio al saber humano, a la experiencia y a la historia, colguémoles de inmediato el cartelito de chorradas, no vaya a ser que cualquier tarde discutamos en una tertulia de café sobre la conveniencia o no de que las niñas quieran tener barba y los niños ponerse tetas.

Alguien tendría que admitir entonces que la naturaleza no es sabia, que los sabios son los impúberes.

4 Comentarios a “La trituradora”

  1. Caplan

    No es por nada pero es por todo, en definitiva que me la suda y tampoco, que no me importa pero me afecta, que me da igual pero siguen ahí las chorradas como gotas de agua cochambrosa horadando contumaz el tejido cerebral, que lo que yo diga es algo sin irrelevante pero que tengo que soltarlo o reviento.

    Un AK-47 o un lanzallamas imaginario sería de gran utilidad para erradicar esta peste ¿ esta peste será local española o habrá otro siniestro lugar en el mundo similar ?.

    Que pasa en este país será cosa sabida en años venideros, hoy por hoy nadie sabe con certeza si es endémico, genético o virus contagioso, lo cierto es que da miedo.

    Te levantas cada dia, y desayunas intelectualmente a la fuerza con la basura de las proezas de los políticos solo mitigada afortunadamente con una elección personal de noticias esperanzadoras y ejemplares . Es un alucine lo que está sucediendo, esto necesita una catarsis que raramente se podrá dar.

  2. Tolodapinza

    No querría que la memoria me jugase una mala pasada pero creo que fue en pleno “Zapaterato” cuando se promulgó una ley por la que las niñas menores de edad (creo que pusieron el límite en los quince años) podrían abortar sin que sus padres lo supieran o, en caso de saberlo, sin que pudieran decidir al respecto.

    O sea que no sólo las paridas mentales de Podemos nos sonrojan; otros hubo antes que no se quedaban atrás en “modernidad”, sino más bien al contrario.

  3. rois luaces

    Lo que me maravilla es que en las estadísticas, España sale muy bien en lo de la mortalidad infantil. El genocidio histórico no huele, apesta.

  4. MIRANDA

    Estas cosas que de puro necias llamamos “chorradas” no son casuales, sino que responden al plan eterno, inamovible de la izquierda de construir su imperio sobre las ruinas de todo lo que van destruyendo.

    Algunas de esas “chorradas” son tan anti-natura que se dirían difíciles de aceptar y apoyar por gente con sentidiño, y sin embargo se trata de un plan preconcebido de ir quebrándolo todo, de devastar una civilización para implantar una tiranía, de anular a la persona y su dignidad, a la familia y su unidad, la autoridad paterna, el derecho de los padres a controlar a sus hijos en formación, de falsear la Historia, de vender falacias como hechos ciertos, de borrar las diferencias hombre-mujer, de animales-humanos…

    Nada nuevo bajo el sol. En la Cuba castrista o la Venezuela chavista los niños, los pequeños pioneros pertenecen al Régimen, que los adoctrina y forja desde la cuna como conviene. Primero venden al Pueblo la milonga de que quieren acabar con la opresión capitalista, pero solo buscan el poder y el control total a costa de lo que sea.

    Cuando los chavales ni siquiera se preocupan de estas cuestiones, les imparten cursos de sexo y masturbación.
    Cuando ni siquiera tienen aun bien definida su sexualidad les preguntan “¿Tu quieres ser niño o niña?”, y mandan a los grupos LGTB por los colegios públicos para animar a los chavales a plantearse cosas que aun no tocan, de espaldas a sus padres y sin conocimiento de estos.
    Cuando una adolescente puede recibir información y ayuda en su embarazo, atenderla psicológica y materialmente, promover la adopción, la empujan para que vaya a arrancarse el hijo sin decir nada a sus padres….que sin embargo serán los que tendrán que sacarle las castañas del fuego toda la vida.

    Tanta preocupación por la censura y las barbaridades de este calibre no parecen preocupar a los libertarios…

Comenta