La pela es el pelo

¿Recibirá Llarena esta postal?

Antes se creía que cuando alguien se declaraba anticapitalista era porque estaba convencido de la maldad intrínseca del parné, no solo cuando está en manos ajenas, sino también en las propias.

Últimamente cambia todo a pasos agigantados. Los populares aborrecen del populismo, los socialistas se hacen cesaristas y los anticapitalistas echan mano de los monises en cuanto pretenden buscarles las cosquillas.

Aunque tiene la axila muy transitada, el juez Llarena también le quiere buscárselas a Anna Gabriel el próximo miércoles, y claro, la mujer se ha ido a Suiza para hacerse con los servicios del abogado más sandunguero en extradiciones, cueste lo que cueste.

El republicanismo anticapitalista puede esperar, pues en habiendo pasta, ¿cómo caer en manos de un abogado de oficio, que a saber si tiene o no carnet del PP?

Los convergentes de Pujol también cambiaron mucho, especialmente en el ámbito geográfico. Antes radicaban en Cataluña y ahora, en Bruselas. Sin embargo en esos temas del dinero no se han movido ni un ápice. La plata les gustaba muchísimo, y les sigue gustando mucho más.

Por eso no nos extraña que el huido pague a su abogado con talones de muchos ceros. ¿Pero Anna también? Di tú que donde hay pelo, hay alegría, y la chica no va a ser menos. Pelo en la pollina y pelo sobaquil. ¿Cómo se dice? El pelo es el pelo. ¡Ah, no! En femenino, ¡la pela es la pela!

Pensar que hace tres años Anna era la política catalana mejor valorada… produce mareos. Claro que hace tres años la chica estaba inédita y su bestia negra era Mas, lo cual da mucho brillo democrático.

La mujer dice que todavía no sabe si se presentará o no a Llarena. Mira que si en vez de verla en la Plaza de la Villa de París, la vemos en las pistas de St. Moritz… ¡Impagable foto!

2 Comentarios a “La pela es el pelo”

  1. MIRANDA

    Es sabido que los que más abominan del capitalismo como mal supremo, adoran la buena vida, las casas confortables, los buenos hoteles y restaurantes, y definitivamente, prefieren Suiza que Venezuela.

    Porque lo lógico en la saga-fuga de AnnaGabriel, a. la Sobaquina, sería que la moza se quedase en una de las narcodictaduras caribeñas que ella defiende, como apoya cálidamente a los terroristas etarras, pero lo que resulta contradictorio es que Anna se acoja a la hospitalidad de los Suizos, señores de la Banca y adalides del capitalismo más contundente.

    Anna está citada por el Juez Llarena, imputada por la presunta rebelión golpista, y para justificar su fuga puchimónica habla de “dar dimensión internacional a la campaña antirrepresiva y la causa que instruye el Supremo”. A ver si encuentra apoyos, que digo yo que en qué se nota lo de la “unión” europea, si los paises no parecen colaborar entre ellos…

    Luego descubres que en Suiza, que tiene tratado de extradición con España, no existe el delito de rebelión, así que la Justicia podría dilatar su entrega, y ya vas entendiendo el súbito apego alpino de la moza.

    En fin, que hará como el Puchimón. No comparecerá ante el juez, e incluso es posible que escape a otra parte para seguir enredando. La historia interminable separatista va a acabar saliéndoles bien por puro colapso de la madrastra española.

  2. Tolodapinza

    El gentío se esmera en buscarles oscuros nombres a cosas muy claras.

    Refugiados políticos.

    Don Puchimón y Doña Sobaco, refugiados políticos.

    Lo que hay que oír.

    Fugados de la Justicia. Eso es lo que son.

    Escapistas. Fugados. Huídos. Evadidos. Prófugos. Escapados.

    De la Justicia. Sí, de la Justicia.

Comenta