Criterios Catalá


El prófugo y el ministro

Cuando el ministro Catalá explica que los delitos de rebelión y sedición han quedado fuera de la ampliación prevista entre los merecedores de prisión permanente revisable “para no generar más polémicas”, está generando una polémica de las que crean afición por el Derecho.

Si se leen con la pausa debida las declaraciones del ministro, debemos entender que los delitos de rebelión y sedición _ de los que se imputa a Puigdemont et al. _, no van a figurar en esa ampliación, pero no porque no lo merezcan dada su bien reconocida gravedad, sino para que los independentistas catalanes no puedan decir que se les tiene manía.

Esto no es legislar en caliente, sino en frío; tanto frío que te recorre el espinazo un repeluzno cuando compruebas los excelsos principios jurídicos que se manejan en las alturas. Vamos, ni Lynch.

El ministro no podía decir que se trataba de dos delitos menores, porque no lo son. Su repercusión en la vida de las personas puede alcanzar grados de catastrófica, y el número de afectados es comparable al de los tsunamis, amén de la gravedad intrínseca de la traición y otras consideraciones menos evidentes, pero tan severas.

Y entonces se le ocurre sincerarse, buscando la complicidad del lector que entendería a la primera la situación y disculparía al ejecutivo de obrar con tanta manga ancha a fin de no exacerbar los ánimos de los separatistas, que de lo contrario dirían al instante:

_ ¡Jo! ¡Cómo se ceba Madrid con los autores de una rebelión simbólica!

Si creen que se lo van a agradecer los Artadis y compañía, van de cráneo. Éstos no agradecen ni las aguas del Ebro, ni las del Mare Nostum, ni las del cielo.

Lo que sí harán será celebrarlo en la intimidad al comprobar que no solo están acojonados sus líderes, sino también los de Madrid.

2 Comentarios a “Criterios Catalá”

  1. Caplan

    España, algunos de sus políticos y legisladores han presumido siempre de las grandes leyes que teníamos en este país , era también una forma de chauvinismo y de conformarnos en que gran suerte teníamos con tan grandes padres de la patria. No se si las leyes eran buenas porque basadas en el código romano debían de serlo , pero en las legisladas de hace unos cuantos años la cosa es simplemente ora cosa menor.

    Insisto en decir lo mediocres que son nuestros políticos en lo cotidiano pero en el hacer supremo de legislar esto ya toma visos de demencia, oportunismo o simple vacio mental.

    Bastantes veces ante la indignación popular por delitos atroces y también frecuentes nos han dicho que no era bueno legislar en caliente, lo que teníamos claro era que no debía ser bueno para sus tiempos, porque realmente si ante una avalancha de acontecimientos delictivos de diversa índole no hay una respuesta legal adecuada entonces habrá que crearla , es razonable y así se hace en muchas ocasiones y muchas otras veces son o no son hechas con gran retraso y perjuicio, veámos por ejemplo el tema ” okupa ” el cual parece importarles un bledo y ocasiona alarma social y un gran perjuicio a quienes lo sufren, esto es insufrible como ciudadanos y creo yo hasta delictivo por quienes omiten el deber de protegernos.

    Leyes dicen haylas y que el problema es que no se aplican, lo que yo creo es que hay demasiadas, se aplican mal y tarde con una justicia que da bochorno y con criterios unas veces políticos y otros tan “personales” que dan mas bochorno, la holgura en la posibilidad de razonar y sentenciar es kilométrica y digna de eterna cábala, veamos sino algunas provenientes de alguna instrucción judicial.

    Buenismo,garantismo, olvido del perjudicado, daños nunca compensados por razones varias, reinserciones fallidas y un sistema que hace ” enchironar” con récords europeos no casan ni de lejos y es por ello entendible los cambios y vaivenes legislativos, porque son puros dislates.

    Si formar rebelión ,sedición y delitos contra la nación y unidad de los españoles se toma a la ligera, los que la toman a ligera deberían encajar plenamente en alguna ley – ¿ no hay tantas y para todo ? – que les obligue o encause, sea por omisión, prevaricación o posible colaboración, pero no será así pues parece que en comandita ” hoy por ti, mañana por mi ” hay poco interés en su aplicación y que como en el chiste; construyamos buenas cárceles porque ahí si tenemos la posibilidad de ir, de hacer autopistas y un mejor país , eso es otra historia.

  2. Ramón

    Si no desaparece la condena revisable del ordenamiento, siempre se podrá ampliar a eses delitos en tiempos venideros, esperemos que de todas formas se condene a estos advenedizos, por los delitos cometidos y estén muchos años en prisión. De todas formas creo que empieza a haber alguno más, para una próxima tacada.

Comenta