El subjuntivo intruso

Tampoco hace falta un mapa

Nada más levantarme tropiezo con dos casos seguidos que inciden en el mal uso del subjuntivo y decido comentar la incorrección. No sé a ustedes, pero a mí el subjuntivo mal colocado me produce jaqueca, me roba la atención y me impide seguir el hilo de la noticia.

Pensará el lector que con la que está cayendo eso del subjuntivo es un pecado venial, pero no estoy de acuerdo, evidentemente. Será menor frente al holocausto, pero es tan pilar como el de Zaragoza y cuando se construye mal, todo acaba por derrumbarse.

Como agravante diremos que los autores de las incorrecciones son colegas, profesionales de la comunicación que las expanden y las presentan ante todo el mundo como soluciones correctas en el uso del idioma.

Llueve sobre mojado, claro. Pero cada día es más frecuente leer o escuchar que Fulanito ya había estado en Santiago “cuando ganara las oposiciones”, o que un acontecimiento sucede “tal como lo anunciara Menganito”. Esos imperfectos del subjuntivo no pintan nada en ambas frases, porque lo suyo es utilizar un pretérito de indicativo, “cuando ganó las oposiciones”, o un presente histórico, que siempre son de una elegancia supina, “cuando gana las oposiciones”.

Da la impresión de que los profesionales piensan que no construyen bien la frase si no acuden a ese rebuscado imperfecto de subjuntivo, cuando es al revés. Basta recordar que la regla de oro del castellano, y en general, de todos los idiomas, es tender siempre a lo más sencillo. El error es construir alambicado para darse altura.

Fíjense en ello durante las próximas horas. Les auguro que no pasan el día sin tropezar con uno o varios casos de este subjuntivo intruso.

Así no es extraño que el error se vea multiplicado por diez en las conversaciones de la calle. Y estamos necesitados de comprensión.

7 Comentarios a “El subjuntivo intruso”

  1. rois luaces

    Protesto, respetuosamente pero protesto (cita de Casona, Los árboles mueren de pie).
    No es un subjuntivo, es un “pluscuamperfecto etimológico”, y es literario y arcaico… en otras latitudes. Aquí en Lugo, y entre los asturianos y otros, es normal, pero fuera sólo lo entienden los que tienen alguna formación literaria y lingüística (entre los viejos del lugar, probablemente); su traducción precisa es: “cuando había ganado…”, aunque equivale simplificado a “ganó”. Por eso no es recomendable su abuso en la escritura, pero incorrecto no es.
    Mucho más mal suena lo que cada vez más se oye: “”eu había dito”", por “dixera” ets. Porque el uso castellanizante del verbo auxiliar, hay que reconocerlo, permite unos matices temporales mayores y fáciles de decir.
    Las formas con habebat dictum ya se usaban en el siglo IV por lo menos, pero del clásico plusqpf latino ‘díxerat’ deriva tanto este plcpf etimológico como el imperfecto subj. en -era (porque su equivalente en -ese, sólo es entre nosotros subj; nadie decimos: xa estivese antes, por xa estuvera)

  2. rois luaces

    Muy de acuerdo en lo de la necesidad de comprensión, de entendernos, vaya. Pero no nos hagamos ilusiones. La gente, que se obsesiona por cambiar la nevera o pintar el salón o estrenar zapatos, no sabe qu’hacer -o qu’hagamos, como dicen los locutores de la radio y de la tele- con nuestras hermosas lenguas.
    Y la mal? llamada universidad está trabajando en acabar de demoler lo poco que queda de sabiduría clásica en Culus Agusti

  3. rois luaces

    Un autor que usa incluso: hubiera estado por estuviera = había estado es aquel Carpentier medio cubano de Los pasos perdidos

  4. Tolodapinza

    Parece deducible que quien escribe “tal como lo anunciara” en vez de escribir “tal como lo anunció” es un gallego poco alfabetizado en castellano. Por lo menos yo he oído desde siempre y con gran frecuencia en mi familia (radicada en el ámbito rural) ese tipo de construcción oral en las frases. Oral, no escrita, que conste.

    Parece un error involuntario y “vernáculo”, como cuando los vascos dicen, también muy frecuentemente, “si yo sería rico” en vez de decir “si yo fuera rico”.

  5. MIRANDA

    La verdad es que ese “subjuntivo intruso” salta a diario en las conversaciones de los gallegos. Incluso alguna vez lo hemos visto escrito en la prensa.
    El precario nivel dialéctico-elocuente que predomina en la clase política, nos ha ido haciendo menos quisquillosos para estas cosas. Antes te escandalizabas por cualquier metedura de gamba sintáctica, pero ahora estamos tan habituados, que lo encajamos con total tranquilidad por no decir indiferencia.

    Este paisanaje nuestro, que tantas cosas buenas tiene, no ha sido dotado por el Señor con el don de la elocuencia, no digamos si se trata de lenguas extranjeras.

    Qué le vamos a hacer. A menudo escuchas en la tele a modestos cabreros andinos, o vendedores de mercadillo mejicano, no digamos deportistas argentinos, que se expresan con una precisión y un lujo léxico kloflipas.

    En estos pagos, cuando alguien coge el micro ante las cámaras, mismamente el presidente del Gobierno, directamente nos pone a tiritar. Y vamos de mal en peor.

    Digo yo si será porque se erradicó el hábito de dar las lecciones en voz alta, de cara a la clase y al profesor. Ahora todo se recita por escrito. Sería muy interesante que en los colegios, se organizaran debates y discusiones sobre distintos temas, para aprender a pensar y a decirlo adecuadamente.

  6. Caplan

    Alguien dijo que con la enseñanza de la oratoria tendríamos una clara ventaja tanto para la comunicarnos como para el aprendizaje de idiomas, también nos falta soltura verbal, somos rehenes de nuestros miedos y las chanzas inmisericordes de algunos y no digo ya de los que prepotentemente abusan del que no sabe tanto como ellos creen saber.

    Yo hago un esfuerzo diario , creo que todos lo hacemos, un esfuerzo para comprender e interpretar a alguno de nuestros mayores y no tan mayores y no tan cultos, casi no hablamos el mismo idioma y creo que esto lejos de distanciarme me abre oportunidades, el cerebro es comodón y esto es un desafío que le da incentivos.

    A Cora, seguramente por deformación profesional y por vergüenza ajena entre profesionales de la pluma y dar un mal ejemplo le chirríen los subjuntivos, a mi la mayoría de las veces los falsos y truculentos titulares en prensa me estallan como petardos de feria , los subjuntivos los acepto sin mas quizás porque ya estén aquí para quedarse.

    Está claro que las reglas gramaticales nos dan una comunión universal, también está claro que el idioma está vivo y se adapta a los usos y costumbres, casi nada es permanente y esto menos y mas cuando lees , por ejemplo, castellano antiguo u otros idiomas en tiempos pasados.

    Siempre recuerdo cuando la ocasión es propicia aquello que decía uno, o serían dos, no recuerdo, pues decía que si para hablar era obligatorio saber de lo que se hablaba entonces nunca podría hablar pues siempre habría alguien con mas conocimientos y lo creo firmemente, pues también si para daros mi difusa opinión necesitase ser un erudito junta palabras creo que jamás verían la luz.

  7. Bolita

    Humm… como dice Don Rois “Mucho más mal” está el patio, si hay que sortear la trepidante actualité lanzando balones fuera.

Comenta