Talibanes de ribera

Irán, mujer, velo

La verdad es que nadie sabe qué hacer con las mujeres. Dónde ponerlas, de dónde sacarlas. Qué aplaudirles, qué censurarles. Solo nos salva que la gran mayoría son más que autosuficientes y pasan de las campañas como de la gripe.

En Irán se quitan los hijab y el mundo aplaude ante el despliegue. Otros muestran su entusiasmo por la desaparición de las azafatas en las parrillas de salida de la Fórmula 1.

Son cosas distintas, se razonará. Nadie ha dicho que sean iguales. A lo que vamos es al trasiego, a la colocación y a las propuestas. La prueba está ahí, en la moda, en las propuestas. Antes era cada temporada, ahora ya es cada dos por tres. Un colectivo formado por los diseñadores cose por un lado, descose por el otro, lo sube a una pasarela y el telediario se encarga de llamarlas propuestas.

Es la moda, el cambio, la propuesta. Antes de conseguir ponerlas de moda, ya hay otras. Esta recolocación continua marea y produce errores garrafales de los que tratan de sacar partido los aprovechados de siempre, aunque se presenten bajo diferentes pieles.

Hay que entender a las mujeres de Irán que se quitan los hijab con gran riesgo para su integridad, pero también a la azafata que defiende su profesión y que quiere estar en la parrilla de salida porque es un puesto de trabajo. Las dos luchan contra talibanes que deciden dónde empiezan y dónde terminan los límites, las alturas de las faldas o la amplitud de los velos. Y de ésos hay tantos que al final resulta lo mismo estar en Oriente que en Occidente. Bueno, exagerando.

Y lo que es peor. Al lado de los talibanes ideológicos están los manilargos, con un área de influencia mucho menor, pero con efectos devastadores entre las mujeres a su alcance.

Dicen que hay que hacer algo, pero lo mejor sería no hacer nada.

4 Comentarios a “Talibanes de ribera”

  1. Tolodapinza

    Diría que hay mucha postura impostada en lo de defender a las mujeres consideradas objeto. Y con esto no me escurro de la clarísima defensa que hago de las mujeres que son acosadas, atacadas, vejadas… (yo también tengo hijas).

    Pero aquellas mujeres que, libremente, aceptan ser “objetos” por unas horas al día (azafatas de competiciones del motor, de congresos, de ferias, de mítines políticos, de eventos varios, etc.) a cambio de un salario estipulado en contrato, no termino de comprender que se les hurte esa oportunidad de ganarse un sueldo, que quizás les es bien necesario.

    Lo más risible de toda esta impostura es que la dignidad de la mujer la defienden, en la gala de los Goya por ejemplo, unas mozas que visten unos modelitos que permiten verificar cómodamente si tienen dos tetas o tres, o incluso ver si les quedó cicatriz de la última apendicitis. Manda carallo.

  2. Caplan

    Recuerdo hace años que en Francia hubo manifestaciones multitudinarias en defensa de las prostitutas, recuerdo una pancarta que llevaban mujeres no prostitutas en la que decían agradecer a las prostitutas que gracias a ellas no había mas violaciones.

    Esto viene a mas, una cosa es cierta acción-reacción y vete a saber lo que resulta en manos de mostrencos y oportunistas.

    Ahora es un furor el tema o temas sobre la mujer, parece que se fueran a extinguir, acogota decirle a alguna mujer algo bonito o reconocerle méritos etc porque digas lo que digas , al alguna , es machismo, ahora les digo a mis amigos lo guapos , chulos y profesionales y buena gente que son, hasta hora no hay denuncias, alguno se ruboriza.

    Las mujeres en general las respeto como respeto a los hombres, mis abogados son mujeres y hombres, mis médicos son mujeres y hombres, tengo mas amigas juezas que jueces y las mujeres están en todas partes, alguna vez quise ser mujer.

    ABOGADAS en España 52, 5 %
    JUEZAS en España 62, 5% en menores de 51 años.
    FUNCIONARIAS 1.374.026
    FUNCIONARIOS 1.145.254
    SANIDAD — AMPLISIMA MAYORIA : MUJERES.
    Carreras técnicas cada vez mas mujeres.

    Azafatas formula 1… ¿ quién demonios establece lo que puede elegir una mujer, esto es democracia, que es esto , puede alguien privarme de escoger mi medio de vida ?.

    Los esperpentos están en todas partes , el infierno lleno de buenas intenciones y mucho dictador, dictadora disfrazado/ de Quijotes.

  3. MIRANDA

    Mira, Boss, con las universidades, hospitales y despachos llenos de mujeres, tan competentes como sus colegas varones, no se explica que queden hombres que perseveren en el estereotipo machista ni mujeres que no tengan la autoestima en su sitio.

    El empeño de la izquierda en manipular la esfera privada y modificar conductas, unos por ideología, otras por complejos, obvian el hecho de que, salvo en el acto de parir, hombres y mujeres compartimos andadura, trabajo y familia como jamás se hizo antes, y lo único que necesita la sociedad es el respaldo de legisladores responsables y jueces rápidos y eficaces.

    Las feministas de manual pretenden suplantar la voz de las mujeres, que NO nos sentimos identificadas ni representadas por ellas. La ingeniería social progre es un proceso que victimiza a las mujeres como grupo inferior, necesitado de cuotas paritarias si no disponen de mujeres de nivel, , normas de conducta apropiada bajando faldas o escotes, Dia de la Mujer como si fuéramos un grupo social disminuido, feminizar los juegos y cuentos infantiles, repartir pildoras abortivas como caramelos, promocionar la sexualidad precoz/irresponsable, fomentar el aborto, generalizar la violencia de unos cuantos a todos los varones, en fin, todo aquello que desencadenaron los zapateros en su inmensa inopia y que NO ESTÁ FUNCIONANDO, como los titulares de prensa nos recuerdan a diario.

    En lugar de volcarse de lleno para aliviar el hipermachismo que soportan las infelices musulmanas , que son las que necesitarían movimientos feministas y tribunales de Justicia contundentes , o en vez de demandar enérgicamente igualdad de salarios a igual cualificación, andan las muy pánfilas con sus quisicosas, retocando el léxico , midiendo el largo de las faldas y escotes, cazando brujas en manoseos de hace treinta años (¿por qué no lo denunciaron en su momento para evitar que abusaran de otras?), e insistiendo en la “violencia machista” cuando se trata de violencia doméstica o simple violencia. Porque hay víctimas de toda edad, sexo y condición, y canallas con y sin adornos colgantes.

    No nos hagan cisco las feministas. Reclamen ayudas para las familias con prole o con mayores dependientes, para las gestantes con problemas que quieren tener al hijo, demanden más guarderías públicas y ayudas para compatibilizar el trabajo de la mujer, dentro y fuera del hogar. Y exijan implicación en las familias y los educadores para que los niños y las niñas crezcan en el respeto y la igualdad.

    Y no se pongan tan nerviosas cuando alguna mujer decide ejercer de florero en una entrega de trofeos, lucir tipo en una pasarela o aspirar a presidir el gobierno, si se tercia. Nosotras podemos, eso y cualquier cosa.

  4. Caplan

    El ojo no es ojo porque te mira sino porque te ve, el mal muchas veces está en el que mira pero no ve mas allá de sus intereses o entendederas.

    Me empieza a preocupar tanta defensa multiversa sobre la mujer, parece que esta es materia opinable para y por todo quisque, parece no un objeto del deseo sino un aparato, una mascota o un ser metafísico y no una persona, persona, persona, persona…

    Perdonen por considerarla igual que yo, mejor que yo en ocasiones y mas fuerte que yo en ocasiones, mas culta, mas sensible, mas necesitada de ser complementada por un hombre o por una mujer , simplemente humana.

    Mis mejores confidentes, mis mejores bálsamos mis mejores momentos siempre fueron con mujeres, otras veces, pocas veces no lo fueron.

    Si tanto las admiro, si tanto me gustan, si tanto las necesitamos si son nuestras compañeras desde el principio ¿ porque demonios seguimos dándoles la murga ?.

    Mil veces recité, declamé, cante a la mujer hoy ya no se si sería correcto, afortunadamente MI mujer, SU hombre que soy yo comulgamos cada dia y cada año de lo que resulta el compromiso mas acertado de nuestras vidas.

Comenta