El Simbólico

Habrá que hacer unas reformas, pero la casa tiene empaque

El plan consiste en hacer realidad lo que Junqueras avanza como el parto de los montes. Una presidencia simbólica para Puigdemont, y otra auténtica para nosotros, y a ser posible, para mí.

La primera daría continuidad a todas las apariencias anteriores, desde el referéndum simbólico a la declaración simbólica, pasando por la corona catalano aragonesa, y los adoctrinamientos varios. Es decir, una especie de Disneylandia para consumo de independentistas irredentos y contumaces a los que no se les puede dejar sin un templo al que peregrinar.

¿Montserrat? ¡No! ¡Waterloo! ¿Qué mejor enclave para simbolizar lo que pudo ser y no fue? Después de todo, saltando saltando, del condado de Barcelona se pasa a la corona de Aragón, y de Cerdeña a Córcega, que es donde nace Napoléon.

Ya lo estamos leyendo en los escaparates de las agencias de viajes. Visite Waterloo. El museo de Napoleón y la casa de Puigdemont. A poco que se consolide como destino turístico, la presidencia simbólica de la Generalitat no tendría por qué costarle un duro a la otra. Ni a nosotros, que hoy por hoy es lo más preocupante.

El recorrido se inicia en el garaje, donde se puede ver el coche en el que el presidente sale de España dentro del maletero. En una de las salas esta la pluma con la que se firmó la declaración ficticia, una de las urnas tupperware del referéndum, una papeleta, varias esteladas, lazos amarillos, una foto del barco Piolín, y en la pantalla central, proyectándose constantemente en bucle, los mensajes de Carles I El Simbólico, a Comín y una foto de Ana Rosa Quintana rasgada con una cruz.

Luego pasarán a ver el dormitorio del personaje, la toilet con el peine y una muestra de los mil mejores memes, para terminar en el jardín, donde podrán darle la mano. No me lo pierdo.

3 Comentarios a “El Simbólico”

  1. MIRANDA

    Boss, te tengo dicho que la cuestión golpista catalana está sacando lo mejor de tu retranca . Los articulistas y humoristas le debeis un favor al Puchi. Rajoy, también. Los que hacen memes, mucho más.

    Se diría que el 155 ha ejercido un efecto narcotizante, paralizador, disuasor sobre los secesionistas, que se están tomando las cosas con calma.

    El megalómano Puchi juega a ser Napoleón mientras admite su laminación. Torrent aplaza la investidura imposible. Los Mossos se entretienen escamoteando papeles comprometidos. Los encerrados, juegan a las cartas, Junqueras reza, en fin, que se vive con cierta normalidad el vacío legal, lo cual significa que el Gobierno debe mantener en vigor el citado 155 por el bien general.

    Si bien se piensa, hay que ser un poco napoleónico de la chaveta para esperar que el Estado español entregue el poder de Cataluña a los que lo están violentando, a los fugados de la Justicia, a los tramposos sediciosos, que construyeron una trama falsaria para engañar a su pueblo camino de la nada. Bueno, camino sobre todo de ocultar el expolio y la corrupción de los Pujols y el grueso de la burguesía de su entorno.

    Pero cuesta mucho entender que la mitad de los catalanes abrazaran ese proyecto totalitario que amenaza con colocar a Cataluña en el furgón de cola de las regiones de España

    Volviendo al Puchi, este pobre tipo se ha desnortado en la caida de lo alto de la columna de mandar, ha perdido todo sentido de la realidad y deambula en pleno trastorno ilusorio. Ya no sabe quien es ni quien fue, ni lo que hace en tierra flamenca. Ni sabe a estas horas qué va a hacer con el casoplón que alquiló, imagino que para que fuera la sede de la Generalitat que jamás va a presidir porque los suyos solo lo quieren ya simbólicamente

  2. Caplan

    En uno de los diversos capítulos de Black mirror un programador de juegos , reverenciado por ser excelente programador es al tiempo un “invisible” falto de carácter y a la vez sicópata y rencoroso, parece un ser inofensivo pero en realidad existe un Dr. Jekyll y Hide en él.

    Este hombre progama un juego en el que introduce a los seres que no le gustan, animales o personas , en el juego , logra hacer una duplicidad de los seres gracias a la obtención de su adn e introducirlo en el programa, hace lo que quiere y cuantas veces quiere de sus “personajes”, así crea dos realidades que son tan verdaderas una como la otra porque sienten y viven de igual manera.

    Puigdemont podría estar en muchas realidades , paralelas o multiversos, da igual, donde está siempre está tocando la viola, creando malestares y siendo probablemente único en su oficio esto es , autoreplicándose y quizás podría decir aquello sublime de : “Yo… he visto cosas que vosotros no creeríais…

  3. Ramón

    Al ser proclamado rey o emperador, no se le da la mano, lo que se hace, es un besamanos.

Comenta