El amarillo

Colau amarillea

Cataluña ha sido el tema del año. Eso no se puede discutir. Tanto es así que por momentos no fue tema, sino monotema. La irresponsabilidad de unos, sumada a la improvisación de otros, sobre una cama de manipulaciones y falsedades, da como resultado la tormenta política perfecta revestida con características de un golpe de Estado desde el Estado.

Cuando la aplicación de la ley se hizo de todo punto indispensable, el único recurso que les quedaba a los delincuentes era disfrazar la ley de represión y su desobediencia, de heroicidad.

Para escenificar aquel nuevo panorama, los responsables del marketing secesionista eligieron el lazo, que en los últimos tiempos se vincula a campañas en pro de víctimas o necesitados, y el color amarillo, que por lo visto quedaba libre, aunque ya se identificó con las campañas en contra del sarcoma, la espina bífida e incluso con el 15M.

En cuestión de colores yo me guío por lo que diga el antropólogo francés Michel Pastoureau, que los ha estudiado uno a uno y que les dedica libros interesantísimos que son una delicia de cultura y entretenimiento.

Como me sonaba que la investigación de Pastoureau no arroja buenos resultados para el amarillo _ y no solo por la mala suerte de Molière sobre el escenario _, me fui a repasar lo que escribe sobre él y me encuentro con algo peor de lo que pensaba. Todo lo positivo se lo queda el dorado, convirtiendo al amarillo “en un color apagado, mate, triste, que recuerda al otoño, la decadencia, la enfermedad. Pero, peor aún, se transformó en símbolo de la traición, el engaño, la mentira. Judas se representa con prendas amarillas, y en el siglo XIX a los maridos engañados se los caricaturizaba representándolos con corbata o trajes amarillos”.

En fin. Eso es lo que hay. Feliz año nuevo y no lo reciban con nada amarillo encima. Vamos, digo yo.

2 Comentarios a “El amarillo”

  1. MIRANDA

    Como Dorothy en la Tierra de Oz, cualquiera puede seguir la andaina del voto indepen guiándose por los lazos amarillos que lucen en las farolas, balcones, papeleras, coches, paredes, modo lazo-tela o modo pintada- spray.

    Para no ser menos, el emblemático Palau del 3% (¿o era el 5%? Los Pujols eran insaciables…) mostró músculo separatista en el tradicional Concierto de S.Esteban , al servicio de menos de la mitad de los catalanes. Con el Ofeón Catalán, Coro de Cámara del Palau de la Música, y las formaciones canoras infantiles consiguientes.

    Los niños lucían lazos amarillos, además de desplegar esteladas y carteles pidiendo democracia en Cataluña, que al parecer vive en dictadura convergente, y libertad para los golpistas sediciosos. Y es que el clásico concierto navideño del Palau se ha convertido en reducto separatista, “Els Segadors” incluido en el repertorio.

    Que el Palau barcelonés se arrogue el protagonismo sedicioso después de convertirse en epicentro de la corrupción catalana, con Millet al frente de la Fundación, que desvió fondos en anuencia con la antigua Convergencia cifrados en 3,3 millones de euros, tiene bemoles.

    Pero que utilicen a niños inocentes para adoctrinarlos, engañarlos, tergiversar la historia, manipular su aprendizaje, envenenarlos de odio contra la mitad de la sociedad en la que viven y resto de la España a la que pertenecen, tiene además becuadros y sostenidos, entre notas de marcha filonazi sobre partitura wagneriana.

    Y los padres y abuelos de esos niños ocupan, orgullosos, sus butacas en el concierto del Palau, los aplauden con júbilo, y luego entonan todos juntos El Segadors, embriagados de pasión autóctono-racista y animando a afilar las hoces para enfrentarse al enemigo soberbio.
    Pobres criaturas maltratadas a lo largo de varias generaciones! Se puede entender el fanatismo que los atenaza, y que no será fácil de curar.

    https://okdiario.com/espana/2017/12/26/ninos-cantores-esteladas-lazos-amarillos-concierto-san-esteban-palau-musica-barcelona-1637984

    https://www.flickr.com/photos/100929805@N07/sets/72157663257244562

  2. Ramón

    La adopción del color, abunda más, si cabe, en la ignorancia de toda esta caterva de advenedizos, autodenominados, “salvapatrias”, llamados a rescatar a su amada república de Cataluña de las garras de la tiranía de España.

Comenta