Tabarra y Tabarnia

Para que sientan el vértigo

De momento han conseguido que se hable de Tabarnia como una posibilidad tan real, tan utópica, o tan coñera, como la choriza república catalana. De hecho se presenta como la alternativa a conseguir si en algún momento vuelve a plantearse la revolución de los bastones, ésos que llevan en sus manos la manada de munícipes irredentos que ignoran gracias a qué leyes ellos son la autoridad fuera de sus particulares bidés.

Si ustedes siguen con la tabarra republicana _ les dicen sus ingeniosos promotores _, nosotros, con los mismos mimbres y razonamientos, ponemos en marcha la Tabarnia constitucionalista.

Aclaremos, para quien se acerque por vez primera al término, que han bautizado como Tabarnia a la loncha de territorio que va desde la Reus de Prim, hasta la Mataró de Néstor Luján, pasando por Tarragona, Barcelona y todo su cinturón, que hoy es más naranja que rojo. Seis millones de catalanes de mayoría constitucionalista que se oponen al millón y medio restante de mayoría independentista.

Puede ser un absurdo, pero solo si también lo es la pretensión de imponer a todos lo que piensa una minoría, abundante, pero minoría.

Tabarnia pone al secesionismo frente al espejo de su propio disparate y de la falacia con la que siempre se han considerado prepotentes gracias a una ley electoral que parece redactada precisamente para ejecutarse en este momento y en contra de los intereses generales.

Absurdo, ridículo o disparatado, lo cierto es que el vértigo de octubre deja tras su paso una Cataluña distinta y dispuesta a no hacer del silencio el cómplice ideal de quienes buscan la ruptura de la convivencia, donde el partido más votado no es nacionalista y donde se habla de un ente libre, gracioso, español y europeo al que llaman Tabarnia, por si acaso.

4 Comentarios a “Tabarra y Tabarnia”

  1. rois luaces

    Gileriana+ Tabarnia= la antigua Cataluña

  2. MIRANDA

    Es obvio que, una vez abierta la veda indepen, podría ocurrir en Galicia que la Terra Chá, la Ulloa, las Mariñas y demás comarcas gallegas demandasen su derecho a volar por su cuenta, a independizarse de los indepententistas.

    Pues eso mismo han pensado los no-indepe catalanes, en colocar un espejo delante de los golpistas y reducir al absurdo sus argumentos en defensa del procés.

    Entre la indignación, el hartazgo y la natural coña española nació la Tabarnia, que abarca la franja costera de Barcelona y Tarragona, mayormente no-indepen, y proclama que si Cataluña quiere irse de mamá España porque esta le roba, Tabarnia quiere salir de Cataluña y seguir siendo parte del Estado Español

    Parece una broma, pero lleva una carga de dinamita para los sediciosos, pero yo diría que también para los sucesivos Gobiernos españoles, que han consentido que los votos no tengan el mismo valor en todas partes. Así, en Barcelona necesitas 46.141 votos para conseguir un diputado, mientras que en Lérida, les basta con la mitad.

    Seguro que Tabarnia no llegará a ser realidad, se quedará en reino de ficción, pero los golpistas y sus cómplices se han puesto nerviosos con esta escisión imaginaria, que pone en evidencia la inconsistencia absurda de los argumentos que defienden la secesión de Cataluña.

  3. José guerrero

    Jose.
    Como todo lo que tú escribes, muy bueno y acertado

  4. Tolodapinza

    La guasa del tema es que los promotores de la idea de “Tabarnia” han bautizado al resto de Cataluña como “Tractória”, lo que identifica casi perfectamente a los que propugnan muy mayoritariamente el independentismo como gentes del entorno rural y tirando más bien a cerril.

    Sutiles que son en el uso del lenguaje, o sea.

Comenta