Honorable, pero menos

¡Feliz noite  e feliz Nadal!

El independentismo puede ser un ideal tan eximio como cualquier otro, de acuerdo con su cómo, cuándo y dónde. Al catalán le fallan todas las patas porque se afianza en un odio creado a base de un falso victimismo y fomentado gracias a una prolongada traición a los principios que se tenían por comunes.

Bien. Es difícil que con esos antecedentes sea defendido con honor, porque sus cimientos arrancan sin él, pero seguramente algunos de sus exquisitos ideólogos de métodos compulsivos a los que acaban de pegar un palo las urnas, no echan en falta el honor porque es mérito que no figura entre sus preferencias.

Sin embargo, sí debería serlo en los partidarios de siglas menos montaraces con los que formaron el anterior gobierno y la sensación es que no.

Todo se contagia, menos la hermosura, dice el refranero, y así es cómo cada día nos tragamos sapos en forma de insultos y desprecios dirigidos directamente a los ciudadanos y a los de Ciudadanos por parte de quienes se dicen más catalanes que la abadía de Montserrat, por lo que corren el peligro de que en el lenguaje popular quede asimilada la mala educación con el independentismo, cuando no, con la traición o la felonía.

En ese trabajo se distingue algún que otro diputadillo de ínfulas trascendentales y personajes varios de la farándula estelada, pero quien brilla con luz propia es el anterior conductor del autogobierno, el Molt Honorable President Carles Puigdemont, que en su caso, el tratamiento resulta tan ridículo como llamar a Rafael Leónidas Trujillo, Benefactor de la Patria, pues tal hicieron en Dominicana.

Además de prófugo de la justicia como el Dioni, quiere pasar a la historia como matón de taberna.

Ojalá esta noche le ayude a madurar.

Feliz Navidad a todos.

2 Comentarios a “Honorable, pero menos”

  1. MIRANDA

    Sabemos que no son todos, pero aún nos cuesta entender y aceptar la altanería prepotente de muchos españoles de Cataluña.
    Seguramente porque el chorreo traidor nos piló desprevenidos y no esperábamos semejante agresividad injustificable, es por lo que nos sigue costando asumir la dura realidad de que la mitad de los catalanes no nos ajuntan.

    Aunque sea en pequeña escala, los gallegos sabemos a donde conduce el permanente intento de los provincianos nacionalistas de alimentar la falsa diversidad, de fomentar la deslealtad, de potenciar cuanto diferencia y distancia a los habitantes de una misma región, retocando o inventando si es preciso la Historia, las tradiciones, la cultura popular.

    Como nadie parece tener respuestas, cumple preguntar al Maestro Armero si es lógico que partidos separatistas, sediciosos, antisistema, antidemocráticos en suma, participen en unas elecciones democráticas y constitucionales….para que luego, con la Ley en la mano, no puedan llevar a cabo su programa rupturista por ilegal. ¿No resulta sumamente contradictorio?
    ¿No sería más lógico que los partidos aspirantes a competir en las Elecciones, cumpliesen los mínimos requisitos que marca la Carta Magna?

    Lo cierto es que media Cataluña nos aborrece, incluso aborrece a la otra mitad de catalanes que respetan la unidad constitucional, así que la convivencia no se presenta fácil, y va a crear mucha animadversión, temor, presión, sobornos y de todo. Y no nos preocuparía tanto si viésemos al frente de las formaciones a personas capaces, formadas, generosas, empeñadas en romper esa dinámica de odio y recelo, pero querido Boss, un seguimiento mínimo de los dimes y diretes del desastroso catalanismo, nos anuncia los peores males para un futuro próximo y aun de largo recorrido.

    A menos que acometamos ya mismo la independencia de la Terra Chá , que ahora se ha recapitalizado, y pidamos, con los mismos derechos que los catalanes con Cataluña, la segregación de Galicia y de España, como nación independiente. Luego podemos seguir con las Mariñas, la Ulloa, etc, y convertir Galicia en un puzzle de taifas, cada una con su gobierno independiente. No veo por qué no y en otras zonas del pais, si.

    Se que da risa pensarlo, meu, pero esto mismo pretenden los catalanes y cuando apelas al sentidiño unitario, te largan un escupitajo.

  2. Tolodapinza

    En tal día como hoy sólo expreso mi deseo de una Feliz Navidad y un propicio año nuevo a todos quienes escriben en El Progreso o lo leen.

    La paz sea con vosotros y Dios con todos. Amén.

Comenta