Pérdida del oremus

En abril del año pasado Rajoy le regaló un Quijote a Puigdemont. A la vista está que no lo leyó

En frase feliz _ primero de Rafa Torres, y ayer mismo, del presidente de Freixenet _, Puigdemont pierde el oremus. En eso parece existir completa coincidencia. Los matices aparecen a la hora de señalar cuándo lo hace.

Unos creen que fue en el momento de velar las armas, antes de aceptar la sustitución de Mas al frente de la aventura; otros, incluso antes, y los más benévolos dicen que todo se precipita a raíz del 155, cuando emprende camino hacia un lugar del canal de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme.

Estando ya en Bélgica, el hombre decide cortarse el pelo y tomando el bacín del barbero por el yelmo de Mambrino, se lo encasqueta y pide un referéndum para huir con su amada Independencia del Toboso fuera de la UE.

Nada tiene de extraño que lo haga después de tantas noches enfrascado en fantasiosos libros de caballería, historias falsas y ridículas leyendas sobre grandezas inexistentes y diferencias insalvables. Noches de claro en claro, y días de turbio en turbio.

Cómo no perder el oremus si durante años lucha a brazo partido contra los molinos harineros de la Mancha por creerlos monstruos implacables que todo lo roban y destruyen, cuando son el maná que le nutre y alimenta.

Cómo no perder el oremus y desvariar el adoremus si se codea con lo más granado del frenopático, se alía con la aristocracia del sobaquillo y se alegra de que únicamente apoyen su causa los ventoleras supremacistas de esa media Europa que destruirían de buen grado tan solo para ver el crepitar de sus columnas.

Este nuevo Quijote de la Panda que puntúa de 1 a 3 el grado de desobediencia en los colegios de curas y monjas, demuestra a cada paso que no ha leído a Cervantes cuando el escritor proclama en boca de su héroe que no hay más alta virtud que la prudencia.

6 Comentarios a “Pérdida del oremus”

  1. forneas

    Me ha gustado eso de “aristocracia del sobaquillo”. Grtacias

  2. Tolodapinza

    Lo que maravilla a cualquiera con algo de sentidiño es que este discapacitado neuronal tenga seguidores que le voten. Y le votarán.

  3. Aureliano Buendía

    Bien dice el comentarista anterior: lo preocupante no es que existan especímenes como Puigdemont, sino que haya millones de personas dispuestas a seguirles con su voto.

    Y en Cataluña puede producirse una situación harto curiosa, si después de la aplicación del 155 y toda la que se ha montado, se repite una mayoría independentista.

    Si así fuera, ¿qué puede hacer el Estado?. ¿Disolver nuevamente el Parlament y convocar elecciones hasta que salga el resultado deseado?. No parece muy serio. ¿Hacer como que no nos enteramos y continuar la comedia cada uno a lo suyo, como llevamos ya 40 años?. ¿Conceder la indepedencia a Cataluña?.

    Cuando tenemos un problema, y todas las soluciones posibles son malas, estamos peligrosamente cerca de terminar encontrando otra todavía peor.

  4. Españolito de a pie.

    De Presidente de la Generalitat con todos los honores paso a tonto del culo con todos los meritos.

  5. Ramón

    No es que le vayan a votar, es que siempre hay un tonto que siga a otro tonto, lo triste es que en este caso, parece ser, que son más de los deseados.

  6. Caplan

    Lo de este ” tio ” es ensayo puro, prueba y error, seguirá él u otros como él hasta acertar con la formula, se ha acercado, ha oteado, sale un poco chamuscado, otros lo miran, otros mas lo seguirán, otros menos harán otros ensayos, observan reacciones y no es para tanto, el contrario es algo memo y duda , el estado, el Rajoy da de mamar para que calle, el monstruito se va haciendo grande, el PP mayor, viejito, el PSOE vacilón, viene un ciudadano´s con sentido común, un “Jodemos” a los suyo a j.oderlo todo , Bruxelas tiene “BRUXA” la five del PUCHDEMON y ni dios sabe en que se convertirá esta astracanada MADE IN CATALONIAN.

Comenta