El Código de la Zapatilla

El complejo mundo del peatón

Mañana lunes tengo que ir a Madrid y aunque ese día de la semana está exento de las nuevas normas de tráfico peatonal, me las estoy chapando por si se me ocurre bajar Preciados hacia Sol, cuando en buena ley tengo que hacerlo por Carmen.

Si usted está en las mismas circunstancias, le recomiendo que también lo haga a fin de evitarse disgustos.

Nos referimos a andar, a caminar, a desplazarse con un pie detrás de otro, vulgo patear, pues por sorprendente que les parezca, desde el viernes negro, ése que para disimular lo ponen en inglés, hasta el 7 de enero, en las calles del epicentro comercial de Madrid solo se podrá circular _ ojo, a pie _, en una sola dirección, la que diga Carmena.

Cierto, aquello se pone como Benidorm en domingo de agosto. A los madrileños les encantan las muchedumbres. Por eso cuando abandonan el foro se van a descansar a esa playa, o a Denia, o a donde esté la peña, porque de lo contrario les entra la morriña.

Pues bien, Carmena bucea en la esencia del madrileñismo y se apresta a darle lo que nunca nadie había atisbado hasta ahora, el Código de la Circulación de las Muchedumbres. Preciados será de subida hacia Gran Vía, y si a usted se le cae el mechero no podrá darse la vuelta para recogerlo, sino seguir a Callao, bajar por Carmen y volver a subir por Preciados hasta la altura en que ocurrió el incidente, aunque para entonces es posible que el mechero haya desaparecido.

A los que somos de ciudades menos atiborradas nos parece que Carmena ha enloquecido, pero a los madrileños, a buena parte de ellos, les encanta ser tratados como ovejas de la trashumancia. De otra forma no se explica tener al frente de la ciudad a una señora urbanita con mentalidad de mayoral.

Cualquier día les cuelga del pescuezo una campana para saber por dónde van los cabestros.

4 Comentarios a “El Código de la Zapatilla”

  1. Jose Manuel Romero Moreno

    No se puede comentar con más gracia las barbaridades de este Madrid que cada día resulta más enemistado….. o sus responsables

  2. Aureliano Buendía

    Lo he dicho miles de veces: la democracia es un sistema tan bueno que, en muchas ocasiones, nos da ¡lo que merecemos!.

    Los electores de Madrid quisieron que su Alcaldesa fuera Manuela Carmena. No creo que también quisieran terminar estabulados o enchiquerados, pero estas cosas hay que pensarlas antes.

  3. Coherente

    Pobres madrileños, a los que ya no roban como antaño, a los que ya no endeudan con obras y sus sobrecostes en cemento, ya no sufren la indiferencia de dirigentes que se van a un spa en medio de una crisis con adolescentes muertos o sus mentiras a la hora de atribuir atentados. Pobres madrileños, la que les ha caído por no poder quedarse atascado en una calle.

  4. rois luaces

    cobrante!

Comenta