Por falta de avisos que no sea

El Mara y sus peligros

Estoy de acuerdo con ese contumaz espectador de documentales de la 2 que a base de ver bichos después de comer, se le ha ocurrido razonar con acierto que el próximo cámara que viaje al río Mara para grabar el vadeo de los ñus y no los avise de que está plagado de cocodrilos, es una mala persona y un pésimo amigo de los animales. Amará a los cocodrilos, pero a los ñus, no, desde luego.

De la misma forma, alguien debería avisar a los que se están movilizando con mil iniciativas de presión para pedir la libertad de los políticos presos, que si de verdad quieren verlos fuera, se equivocan de cabo a rabo porque inciden en el error y a la justicia no le gusta un pelo que para apagar un fuego se prendan otros treinta alrededor.

De no recibir nuevas advertencias de mayor peso y jerarquía, quede al menos ésta. El río está infestado de arcosaurios.

Ahora bien, el problema sigue donde lo dejamos ayer, en el uso del DRAE, con errores de concepto cada vez más sangrantes y evidentes. Por ejemplo, Puigdemont ha dicho que él no había huido. Muy señor mío y muy ex honorable. Está usted en busca y captura. Póngase como se ponga, a eso se le llama huir, fugarse, pirarse, escapar, desaparecer, afufar, desertar y así hasta medio centenar de sinónimos.

Pero entre todos ellos no hay ninguno que sustituya “estar en busca y captura” por “yo no he huido”. O no fue usted a clase el día en que Epi y Blas enseñaron el sí y el no, o se le han cocido las ideas debajo de esa hermosa mata de pelo que va camino de convertirse en el símbolo de la asonada civil: No se le ve el pelo por la Audiencia.

Todos entendemos que la cárcel es muy dura y muy humillante, pero tampoco podrán decir que no estaban avisados con palabras que vienen en el DRAE. Si se asoman demasiado a la orilla, viene el cocodrilo y te muerde la nariz de mentiroso.

Comenta