Á bout de soufflé

Al final de la escapada

Una de las guindas de la tragicomedia catalana fue cuando oímos a Iglesias agradecer la sensatez de Puigdemont. Me pareció lo más tierno de los últimos meses, el momento lágrima de la película, la escena en la que se descubre que en realidad Carles es un tipo sensato, porque de lo contrario, no solo se habrían ido las empresas, sino también los semáforos y los pasos de cebra.

La película, ya lo saben ustedes, es À bout de souffle (Al final de la escapada), pero no la versión de Godard que se convierte en bandera de la nouvelle vague, sino una de serie B, retitulada À bout de soufflé (Al final del suflé), donde se relatan los estertores del procés, cuando el malo, Carles el Sensato, trata de engañar por última vez al chico, Mariano el Impasible, diciéndole: Ni contigo ni sin ti tienen mis males remedio.

A partir de ahí se expande el desconcierto. ¿Qué ha querido decir? ¿Hay independencia? ¿La proclama, la retira, la congela, la suspende…? No se sabe. Un Sí para que lo oigan las CUP, y un No para Mariano. Pero ni con ésas.

Fíjense si eran listos los constituyentes que cuando redactan la Carta Magna, ya prevén la posible aparición de estos trileros, y antes de aplicar el artículo 155, exigen que sea preceptivo preguntarles de nuevo:

_ ¿Pero se puede saber lo que has dicho, so barullo?

Como no tiene autoridad para declarar nada, como sus leyes son papel mojado, su referéndum es aguachirle, sus fotografías son fakes, su historia es un colección de trolas, sus socios son de chichinabo, su deuda, impagable y su futuro, una promesa de ruina… solo puede aspirar a que no se le entienda, por ver si despista a unos y a otros. Pero en esta ocasión no le va servir la estratagema porque ha llegado Á bout de souffle. ¡Qué gran película! ¡Qué bien daba Belmondo y qué guapa Jean Seberg!

3 Comentarios a “Á bout de soufflé”

  1. Caplan

    Dices muchas verdades Cora y de acuerdo contigo pero te diré abundando un poco y sin ánimo de conspiranoico , no creo serlo, que esto puede ser una forma mas, sin sutilezas pero estrategia al fin y al cabo de llegar a su meta la independencia.

    Cansar al enemigo, distraerle dando paso atrás y del revés y de lado y saltando, giros sin sentido aparente y también diciendo una cosa y la otra y … el enemigo se marea, se tambalea y cae ante la imposibilidad de centrarse en el asunto, el “pirado” que puede no serlo ha vencido por agotamiento y “desneuronalizando” al enemigo que no puede resistir tanta tortura, el enemigo es mayor, tiene dislexia oral o neuronal o lo que sea, sólo ansia volver a registrar y registrar y dar con su amada bici , odia la toma de decisiones y ” dize,que Ezpaña es
    una gran nazión y puzdemont no podrá con ella, el otro sonrie y se convierte en el gato de Alicia, está y no está y filosofa y el registrado ya solo registra un coma del que no quiere salir, España ha caido, el estado español pide la anexión al estado Catalán….

  2. Moncho

    El tema creo, que no es contentar a unos y otros, pienso que el tema está en si voy o no a la cárcel, muy valiente el chorbo, lo que no hubo fueron pelotas para definirse de forma inequívoca, no vaya a ser que un juez “loco” le de por detenerlo y encarcelarlo, vaya con el independentismo de algunos, creo firmemente que si fuera de la CUP, le importaría un pepino que lo encarcelasen, es más, pienso que estaría orgulloso.

  3. Tolodapinza

    En la eterna lucha del vientre contra el cerebro, de la visceralidad contra la racionalidad, creo que la figura de Rajoy (a quien tantos llaman “el pusilánime” o “el cagón”) se está agigantando por momentos. Este chico, que nos puede llegar a exasperar a veces por sus incomprendidas pausas, es un cerebral, un rarísimo ejemplar de español; pues todo el mundo sabe que el español por antonomasia no usa la cabeza para pensar sino sólo para embestir.

Comenta