El gallo de Horezu

El gallo de Horezu

Hace unos días acabé de escribir una novela cuya protagonista femenina comparte varios rasgos de personalidad con la esposa de Puigdemont, la periodista rumana Marcela Topor.

Las coincidencias no son buscadas, por supuesto. Las descubro este verano, cuando la novela ya estaba tan crecidita que era imposible enderezar el rumbo del personaje. De ahí que mi sorpresa cuando conozco a Marcela sea tremebunda. Tanto estrujar el cerebelo para dar con un invento que es igual a la señora Puigdemont.

¿Cuáles son entonces esas concomitancias? Bueno, hablaremos solo de las reconocidas por la periodista, ya que no todas son trasladables a la columna.

Ambas son guapas y de cara redonda, medio meigas, medio supersticiosas, y con clara vocación espiritista. Ambas coleccionan amuletos y talismanes que ponen al servicio de las actividades de sus respectivos maridos, logrando con ello que sus hombres triunfen en sus proyectos con unas trayectorias que parecen no tener techo.

A partir de ahí, yo sé lo que le pasa a la protagonista de mi historia, pero no la suerte que le espera a Marcela Topor y a su marido, de modo que para comprobar si se mantienen los parecidos habrá que esperar algún tiempo.

La mujer de la novela acumula entre otros talismanes, una alfombra armenia de Karabaj. Desde que es presidente, la esposa de Puigdemont mantiene a su marido bajo la protección del gallo de Horezu, una figura con fama de proporcionar buena suerte, cuya localización geográfica hay que situarla en el noroeste de Bucarest.

Ante las previsiones para la tarde de ayer, creció en mí el interés por el gallo de Horezu, pues solo le cabía acabar desplumado. O por Rajoy, o por la CUP, pero se ha aplazado. Fue la independencia más corta del mundo.

4 Comentarios a “El gallo de Horezu”

  1. Aureliano Buendía

    Parecía que, con las deslocalizaciones de empresas y las reacciones en contra del “procés”, éste podía perder fuerza.

    Pero los que lo dirigen (ojo, no digo que sea Puigdemont) no son tontos, y lo han desviado hacia el camino embarrado, donde tienen las de ganar.

    No quisiera yo estar en el lugar de Rajoy. Si supiera que tengo que luchar contra el separatismo catalán con la “ayuda” de Pedro Sánchez y bajo la vigilancia de Pablo Iglesias, me pegaría el tiro en la sien. ¿Para qué prolongar el sufrimiento, si el final está cantado?.

    Bye, bye, España.

  2. Amaranta

    No se excite Aureliano, ni tergiverse, el Estado dispone de medidas para aplicar en Cataluña, de las cuales algunas, Don Mariano no necesita para nada a Sanchez y mucho menos a Pablo Manuel.

  3. Caplan

    Sin dudarlo leeré tu novela y la citaré donde esté y pueda.
    Es un placer y una grata sorpresa comprobar que en este extraño y apasionante mundo, parte de un universo dimensional y personal tan desconocido las sincronicidades está abundantes y en todas partes y si está atento las verás una y muchas veces.

    En esto que relatas y que a algunos pueda parecerles casualidad, a mi me parece sincronicidad, veo que nuestras vidas tienen unas conexiones que desgraciadamente todavía no percibimos bien y no entendemos pero que son realmente excitantes.

    Felicidades por tu nuevo parto literario.

  4. Caplan

    Aureliano, por favor si pega un tiro no se le dispare en su estimada sien que tanto bien le hace , yo le digo que tendría blancos mas merecedores de su buen tino, usted no debería ser el blanco y dejar a su sien intacta para que con el contenido que preserva y dejándolo discurrir podamos disfrutar todos en esta Bitácora de Cora y tambíen nuestra.
    Que tenga ” buendia” Aureliano.

Comenta