La bajeza

El fruto de muchos esfuerzos

Lo más horripilante de lo que se ve en Cataluña no es que Trapero sea un sedicioso, Puigdemont un golpista y Forcadell una felona, que lo son, sino el odio que destilan algunos rostros, el supremacismo que se arrogan algunas conductas por razones de nacimiento y el cruel racismo que se adivina en el hablar de alguno de ellos.

Nada más contemplarlos llegas a la conclusión de que alguien ha tenido la voluntad y la paciencia de inculcárselos durante años, como el agricultor de Puente Genil que poda, riega y estercola a diario una planta de membrillo para al final del ciclo obtener el dulce.

Inculcar el odio e inculcar las diferencias, no como notas distintivas de una cultura, sino como argumentos de una supremacía. ¿Les suenan los años veinte y treinta en Alemania para fructificar en los cuarenta? No se trata de frivolizar en la comparación de los resultados, pero sí en el paralelismo de los métodos.

Se han conocido enfrentamientos entre chavales que se dicen independentistas y otros, españoles o constitucionalistas. Y lo que es peor, clases donde los jóvenes son agrupados de acuerdo con estos parámetros. Adolescentes que reciben en aulas la muestra de una de las discriminaciones más perseguidas por peligrosas, junto con las de sexo, raza y religión.

Ni siquiera los adultos son capaces de discernir con cordura qué es una nación y qué un estado, y sin embargo los pipiolos de una tierra favorecida por la suerte, libre de guerras, de hambrunas y de graves catástrofes naturales, se ven sometidos a vejaciones y torturas por culpa de un nacionalismo trastornado y excluyente.

Por culpa de quienes así lo entienden, gente de una bajeza moral que ocupará en nuestros recuerdos el mismo cajón donde se agolpan los más míseros personajes. Los de ficción asustaniños y los históricos, que masacraron pueblos.

3 Comentarios a “La bajeza”

  1. rois luaces

    Incompatible con la presunta generalización de la idea cristiana de la radical igualdad de hijos de Dios, pero muy perceptible desde hace tiempo en ’sabios’ como Baroja -no por nada le llamaban don Impío-, que desdeña a los muertos de hambre que ‘vienen aquí’ a ganarse el pan. No recuerdo la cita exacta, pero está en algo publicado en la vieja col. Austral.
    La edad de la hipocresía

  2. Bolita

    No será lo más horripilante verles, pero son los responsables últimos.

    Y ahí siguen como periquito por su Casa-luña.

    Y si éramos pocos, inoportuno y con muy mala memoria, sobre su responsabilidad tras no recurrir el blindaje de la Educación e inmersión, hecho por Pujol que dió lugar al adoctrinamiento que menciona el Sr. Cora, sale el jarrón chino de Faes, a leerle la cartilla al Presidente.
    ¿Como se van a convocar elecciones en plena crisis nacional?

    PD/Impagable Don Peludez.Buenísimo.Ja ja

  3. Moncho

    Son de tal cortedad mental, que no ven más allá de sus límites mentales, llevando a los educandos a su pesebre, lo que es más penoso es ver que existen educadores con tan poca amplitud de miras, es de desear que no traspasen sus fronteras y se queden encerrados en sus guetos, que es lo que pretenden hacer de esa preciosa Comunidad española que es Cataluña.
    Se agradecería al gobierno central, que de una vez por todas tome cartas en el asunto, planteando la separación de todos estos docentes, que no maestros, para que no sigan adoctrinando como lo están haciendo.

Comenta