Piqué

Ayer Mas, hoy Piqué. Muchos lloros

Si Gerard Piqué nace en otra época podría haberse llamado Purificación, como mi abuelo, porque su madre lo alumbra el 2 de febrero, día de la Purificación o la Candelaria.

En alguna medida, este hombretón que arrastra la polémica futbolera desde hace muchos años es hoy el símbolo de lo que ocurre.

Aunque no le impusieron el nombre del día, desde su nacimiento estaba predestinado a navegar entre dos aguas, ya que sus apellidos son Piqué y Bernabéu, que para un culé de cantera, es toda una carga con la que moverse durante su vida en activo.

Pero hay más. El domingo por la mañana lo vimos muy contento, cuando se acercaba a una de esas tupperwares donde se recogían papeletas entre aquellos convencidos de que legalmente podían decidir por todos los que no votábamos si Cataluña era España, o la había puesto allí el Ayuntamiento.

Votó, a saber lo qué; lo aplaudieron y salió del local dando ejemplo… de no sé qué.

Pues bien, poco después, interpelado por su presencia en la selección, manifiesta al borde de la lágrima que no encuentra ninguna contradicción en hacer compatible lo uno y lo otro, porque “creo que hay muchísima gente en España que está en total desacuerdo con los actos que han sucedido en Cataluña durante el 1 de octubre y que de verdad creen en la democracia”.

Frase enigmática donde las haya, cuyo auténtico significado, según él, es que puede vestir la elástica nacional sin ningún problema porque de lo que se trata es de jugar bien. Parece ser que su seleccionador también es del mismo pensamiento.

Enterados de lo cual nos apresuramos a comentarlo, pues con este episodio se demuestra que conviene desdramatizar lo ocurrido el 1-O, ya que ni los propios votantes conceden la menor importancia a lo que hicieron.

Aquí de lo que se trata es de jugar bien.

4 Comentarios a “Piqué”

  1. Aureliano Buendía

    Sospecho que Piqué no está pasandos sus mejores días, porque ahora, con el agravamiento del conflicto catalán, hay que mojarse, más allá de las proclamas filoindependentistas que quedaban muy bien en los medios de comunicación y le daban una imagen de rebelde, todavía muy apreciada por una serie de gente que tiene la cabeza en 1968 y el culo en 2017.

    Quizá no es mal chico, sólo que está mal aconsejado. Es lo que podríamos decir de varios miles de catalanes, si queremos ser compasivos y conciliadores. Justamente la misma actitud constructiva y proacuerdo que están mostrando los independentistas.

    Cataluña es una guerra (esperemos que sólo en sentido figurado) perdida. El Estado está inerme, no por falta de medios sino por exceso de politiquería y carencia absoluta de lealtad constitucional. Esperemos, al menos, que no haya sangre. Es ya lo único que se puede pedir.

  2. Moncho

    Este sujeto, será todo lo buen defensa que se quiera, pero, lo que no es, es un buen español, lo que pasa es que la camiseta de la selección española le vale para lucimiento de sus habilidades futboleras y lucimiento personal, así como para cobrar unos cuantos €, para sus arcas, que ponemos todos, yo pregunto, ¿si algún día Cataluña se hace independiente, como quiere el futbolero, jugará con la selección catalana?.
    ¿Cuando sean independientes jugarán en la liga catalana, compuesta por cuatro o cinco equipos?, con un nivel de negocio similar al Racing de Ferrol, Lugo, etc.
    Pobres seguidores del Barcelona desperdigados por toda España.

  3. Españolito de a pie.

    Pique si tuviera la mínima decencia renunciaría a jugar con la seleccion española de futbol.
    Vamos siendo brutote, no me puedo cagar en la madre de un amigo y despues ir a comer invitado a su casa el estofado que prepara su madre de la que tan mal recuerdo tuve.

  4. Tolodapinza

    Lo que no logro entender muy bien es que que el F.C. Barcelona, a día de hoy y con la actitud que está mostrando, TODAVÍA tenga seguidores en otros lugares de España.

    Misterios de la condición humana.

Comenta