El pucheréndum

La portada denunciada

Hay que buscarle otro nombre. Esto es cualquier cosa menos un referéndum.

No es que se hayan deteriorado las condiciones para celebrarlo en los últimos tiempos. En realidad nunca lo fue, pues va contra el ordenamiento jurídico y no tiene base legal de ningún tipo, por mucho que se la inventen deprisa y corriendo, que también. Y porque lo mínimo exigible a un referéndum que se tenga por tal es facilitar las mismas oportunidades a ambas opciones y no fabricar listas negras con los partidarios de una de ellas, como es el caso.

Al respecto tengo cierta experiencia. El día anterior al referéndum sobre la OTAN, día en el que ya no se podía realizar propaganda, El Progreso publica en primera plana una fotografía del último mitin de Felipe González en la que se le ve discurseando delante de un cartel de campaña que decía “En interés de España, vota Sí. PSOE”.

Pues bien, Alianza Popular, que propugnaba la abstención y que tenía la caída de González en la mano si ganaba el No, presentó denuncia ante la Junta Electoral contra mi persona como director del medio por contravenir la ley que preserva de propaganda el día de reflexión.

La Junta no le da la razón porque aquella foto era información, no propaganda, y la cosa queda en nada.

Si lo recuerdo ahora es para que sirva de contraste entre el hilar fino de aquellas circunstancias de legalidad que envolvieron el referéndum OTAN _ sombras de pucherazo al margen _, y esto, una chapuza enrabietada y caprichosa, ilegal, generadora de fracturas sociales, sin el más mínimo aval internacional, pantomima de comedia protagonizada por policías persiguiendo a los ladrones.

No es un referéndum y necesita un neologismo como el comer. Proponemos pucheréndum, o su variante puigferéndum: Trangallada con urnas móviles.

2 Comentarios a “El pucheréndum”

  1. Moncho

    Imagino a los miembros de las mesas electorales, muchos de ellos obligados por el miedo, trasladando las urnas por distintos sitios buscando a los votantes, escoltados por los mosos, los de la cup, etc., y perseguidos por la G.C., digo perseguidos, no apaleados, como hacen las juventudes independentistas y hacían los de eta.

  2. Tolodapinza

    Pasará lo que pasará, pues no en balde han llegado y están llegando desde diversos países europeos toneladas de carne con ojos (léase “patrullas ácratas adiestradas en la agitación urbana violenta”) para poner más ebullición en el puchero de este anunciado pucherazo; pero mucho me temo que todo pueda terminar de aquí a muy poco… aplacando los ladridos del perro con más dinero. Que esa es la cuestión y no otra, a mi parecer.

    O muy engañado estoy o ya he leído/oído a algún conspicuo miembro del gobierno del Estado enseñando la patita con frases del tipo: “bueeeno, quizás se pueda estudiar un nuevo modelo de financiación para Cataluña…”, “hombreee, pensar en dotar a Cataluña de un cupo como el vasco tampoco es en realidad un imposible…” y otras bajadas de pantalones alarmantemente similares.

    En fin, con estos bueyes hay que arar.

Comenta