Los apoyos

En los dos o tres encuentros que tuvieron, Borrell dejó al vice como para pedir trabajo en Manufacturas Metálicas Madrileñas

Hay que ver cómo se apuntan al referéndum y a la independencia todos aquellos que no han sabido ganar un duro en su vida, que lo han robado, o que han esperado que les llegase a través de la financiación pública.

Es un fenómeno tan maravilloso como las cuentas del vicepresidente económico Oriol Junqueras, que sufre pesadillas todas las noches con Josep Borrell cantándole las verdades del barquero y él moviendo su cabecita de arriba abajo para darle la razón en todo, pero para decir él todo lo contrario.

Se espera que el fin de semana esté Barcelona muy animada con proetarras, antisistemas y demás familia, personajes que se han distinguido siempre por su afán de superación y su abnegado espíritu de sacrificio, con la vista permanentemente puesta en mejorar las condiciones de vida de sus semejantes.

Solo por saber las simpatías que provoca el referéndum entre estos grupos y ambientes sería más que suficiente para que los catalanes abandonasen la abducción y se formulasen un simple silogismo: Si los únicos que me vienen a apoyar son Otegi, Assange, Iglesias, Yoko Ono, Hristo Stoichkov y los cabezas rapadas, apaga y vámonos.

Es como para tener santo temor del futuro, de las pensiones y de las ayudas a las pymes. Ahora bien, después de conocer un poco mejor la calidad intelectual del señor que han colocado al frente del cotarro; después de ver qué bien aguanta los chorreos económicos que vierten sobre él el segundo del proceso; después de comprobar el respeto por las leyes de la señora Forcadell y la catadura de la señora Colau, tampoco es de extrañar que el resultado final sea una algarabía vocinglera que nos haga preguntar como Jardiel Poncela, no si alguna vez hubo once mil vírgenes, sino si alguna vez existió el seny catalán.

4 Comentarios a “Los apoyos”

  1. Aureliano Buendía

    Si alguna vez existió el “seny” catalán, está claro que ha desaparecido, aplastado por las toneladas de demagogia y adoctrinamiento acumuladas en 40 años de gobierno nacionalista en Cataluña.

    De todas formas, y aunque mi aprecio por la denominada “burguesía catalana” es perfectamente descriptible, pienso que el proceso que pusieron en marcha, al principio de la transición, Alí (Pujol) Babá y sus secuaces, se les ha ido de las manos.

    No creo que en los planes originales del líder de los 40 ladrones entrara la transformación de Esquerra Republicana en el partido mayoritario en Cataluña, ni el nacimiento de un fenómeno pseudopolítico y filoterrorista como es la CUP, ni la deriva hacia un régimen bolivariano.

    En su ceguera, los padres de la patria catalana dieron vida un monstruo que puede destruir a Cataluña y España, tal y como las conocemos. Lo único bueno, si algo hubiere, es que sus creadores van a ser las primeras víctimas de la bestia.

  2. Moncho

    A todos estes les salió mal la jugada, iban a por el diálogo de lograr dineritos (la pela es la pela), pero tensaron tanto la cuerda que les estalló, ahora vamos a ver como salimos de todo este entuerto, que provocaron estes cabezas locas.

  3. Caplan

    Tiene sentido lo que dice Aurelianos Buendia, mucho sentido.
    Añado estos hoy noticia:

    Navarra aprueba la ‘exclusividad’ de la Policía Foral para anular a Policía y Guardia Civil.

    España tiene un alto peligro de desmembramiento, las ratas ponzoñosas están aprovechando el tumulto y salta a morder donde sea, las ratas infecciosas están agravando la situación a niveles que da temor y la infección se extiende.

    Muchos estamos de acuerdo en que tanto respeto a la diversidad y ” se hará en cada comunidad lo que ella decida ” ha hecho que olvidando a ESPAÑA como nación valgan mas sus comunidades sea la que sea, adoctrinamientos aparte y mil barbaridades mas han hecho de esta NACIÓN ESPAÑA un potpourri insoportable e imposible entendimiento.

    Dice usted Aureliano Buendia que aprecia a la burguesia catalana y estando de acuerdo en las formas también le digo que a la burguesía catalana le importamos un pimiento y no de Padrón precisamente.

    Hablando con un empresario catalán , le suponía el ” seny ” y nada mas lejos , tanto que me quedé anonadado y casi sin palabras por su sectarismo implacable, trasnochado y radical y eso hablándole a un cliente gallego, cierta precaución debería haber tenido, hoy no tenemos tratos comerciales ni de otro tipo.

    Estos ” burgueses ” ya no merecen mi respeto puesto que su actitud es belicosa, egoísta y muy peligrosa hacia el resto de ESPAÑOLES.

  4. Aureliano Buendía

    Me ha entendido mal, sr. Caplan.

    Cuando digo que “mi aprecio por la denominada “burguesía catalana” es perfectamente descriptible”, quiero decir, precisamente, que tal aprecio es nulo.

    Por acción u omisión, ellos son los máximos responsables de la creación de un problema que, posiblemente, terminará devorándoles.

Comenta