La pela volátil

Cambió el panorama

El papelón de Iglesias ante el referéndum ha sido premiado en Madrid con la asistencia de doscientas personas a un acto suyo y de quinientas a otro.

No es para menos. Si los independentistas asaltan las leyes gracias a las cuales eres diputado del Congreso, y lo único que se te ocurre decir es que hay presos políticos, no esperes que acudan hordas en tropel a felicitarte.

Si te postulas para ser presidente del Gobierno de un país y justificas a quienes pretenden hacerlo trizas, no esperes generar mucho entusiasmo, porque se ve que en dos patadas los dejas sin pensiones, sin Benidorm y sin pastillas para el corazón.

Ahora que los alentadores de la secesión se van a quedar sin fondos porque la llave la tiene Montoro, es posible que alguno de los anfitriones de sus cenas barcelonesas ya no esté tan interesado en defender el derecho a decidir unos pocos por todos.

En principio, hasta que eso vuelva a estar en las manos de quien estaba, van a pasar bastantes meses, y cuando lo haga, será a cambio de las garantías suficientes para que ni una peseta de ese dinero sea destinada a subvencionar ninguna actividad ilegal, como corresponde a un estado de derecho que se guíe por el libro.

Así las cosas, las posibilidades de merendar a costa del Estado para ir contra el Estado se reducen considerablemente, un detalle que él debería saber a la perfección, pues si tanto se desgañita contra la corrupción _ y debe hacerlo _, sepa también que esos ejercicios de cobrar dinero público para atentar contra los intereses de quien se lo da, son igualmente corrupción, y de las gordas.

De modo que si en la próxima convocatoria se encuentra solo a veinte personas, no le extrañe. La mitad serán despistados que se apuntan a un bombardeo.

2 Comentarios a “La pela volátil”

  1. Aureliano Buendía

    Cora: hoy te has levantado optimista, en exceso a mi parecer.

    Tal y como se están desarrollando los acontecimientos (toquemos madera, para que no haya un incidente violento), el desafío catalán parece deshacerse como un azucarillo. Les han atacado por el único sitio que realmente duele, que es la caja, y la medicina se está revelando en extremo eficaz.

    Resuelto por esta vía el concreto desafío del 1-O, si tras esa fecha tuvieran el PSOE, Ciudadanos y lo que haya de responsabilidad en Podemos, los mínimos exigibles de lealtad constitucional, posiblemente el problema de los nacionalismos periféricos pudiera tener un principio de solución, por primera vez desde la reinstauración de la democracia, y tras haber llegado a alcanzar (el “conflicto”) proporciones inauditas.

    Pero, ¿tú crees, de verdad, que Pedro Sánchez va a mantener esa lealtad?.

    Yo tengo mis dudas… sobre Albert Rivera.

    Sobre Pedro Sánchez no tengo ninguna: a la primera de cambio, dejará tirado al Gobierno y al país, y se embarcará en una operación de desalojo del PP, con nacionalistas, podemitas y mediopensionistas, a cualquier precio. Otro pacto del Tinell, corregido y aumentado. Si para eso tiene que feriar la soberanía nacional, le importará un carajo. Si termina siendo Presidente del Gobierno de un Estado que ya sólo exista virtualmente, le importará un carajo.

    Es duro que así sea, pero con tipos como este, la vieja máxima nunca falla: piensa mal y acertarás.

  2. Moncho

    Este individuo, ya dijo lo que era hace mucho tiempo, al parecer, ya solo le van quedando los seguidores que se aprovechan de las instituciones, cobrando sueldos impresionantes que suvencionamos con nuestros impuestos, a cambio de nada, puesto que nada que ver con la gente abnegada, funcionarios o no, que dan clases, atienden a enfermos, apagan incendios, etc. ¡Ya estan sobrando!.

Comenta