Queridos Reyes:

Aunque no hemos sido muy buenos, os pedimos…

Algo habrán visto que chirría en el proceso para que Puigdemont, Junqueras, Colau y Forcadell se hayan dignado a escribir una carta a los Reyes Magos y otra a Rajoy pidiéndoles que les dejen en el zapato un referéndum.

Apenas unas horas antes, los cuatro niños renunciaban al Estado y a su Gobierno porque ellos tirarían por la calle del medio sin importarles la legalidad de ese régimen tan opresor y tan fascista que no los atura, aunque en realidad sea al revés.

Pero bueno. El caso es que cenan juntos, o desayunan, o lo que sea, y se ponen a redactar la misiva porque ven que han echado el órdago sin cartas. Llevan dos caballos sin juego y un cuatro para la chica. El jugador de mus sabe que con esa mano sólo se echa órdago si estás con el agua al cuello y te da igual morir en la agonía que haciéndote el héroe. Y claro, muchos optan por la heroicidad.

¿Pero a qué viene la carta? Saben positivamente que ni los Reyes, ni su paje Mariano, pueden concederles lo que piden, pues en todo caso, y ahí está el nudo gordiano de la cuestión desde el principio de los tiempos, de convocar un referéndum pactado _ factible sin modificar una coma en ley alguna _, tendría que ser en circunscripción única de toda España y probablemente en dos fases.

La primera para permitir que los catalanes decidiesen por sí solos, y la segunda, ya en Cataluña. A todo ello habría que añadir garantías suficientes para que los catalanes recibiesen información objetiva y no mediatizada sobre lo que realmente supone la independencia, la soledad en la que se van a encontrar, la salida de Europa hasta años incalculables, la ausencia del euro, la ausencia de las ayudas europeas, la mengua de mercado, el pago de la deuda y un sinfín de cuestiones que los firmantes de la carta han escamoteado siempre con malévolas intenciones.

2 Comentarios a “Queridos Reyes:”

  1. Aureliano Buendía

    Dices, Cora, con tan buena como inútil intención: “…que los catalanes recibiesen información objetiva y no mediatizada…

    Ya nos dirás donde se vende ese producto, porque, si es difícil de encontrar en todo el mundo, en Cataluña va a resultar imposible, después de 40 años de lavado de cerebro e inmersión ideológica.

    La política de los nacionalistas ha sido tan eficaz en ese aspecto que ellos están más crecidos que nunca, mientras la oposición mendiga el derecho a existir.

  2. Tolodapinza

    Estos sujetos se comportan como los niños malcriados. A pesar de las muchas advertencias y amenazas, tozudamente hacen aquello que les han prohibido; a ver qué pasa. Incluso a sabiendas de la azotaina que vendrá a continuación: cuentan con ella, pero les subyuga el desafío, el puro desafío. Quien haya tenido hijos pequeños me comprenderá. Para el niño malcriado se trata de un desafío, un reto: lo he hecho pese a todo, a ver qué pasa ahora.

    Ese mismo niño malcriado, cuando ve que se va acercando el día de Reyes, inicia una política de “apaciguamiento cosmético”. Es decir, buscaré una parodia de reconciliación (¡por la cuenta que me trae!) aunque sin grandes renuncias, pero sólo para salir del paso; y luego seguir exactamente con mi manera de imponer mis encaprichamientos.

    Pues eso. Niños malcriados.

Comenta