El jovencito Puigdemont

El niño malo en cuatro versiones

Puigdemont clava el personaje del niño malo que protagonizaba aquella Cartilla de Urbanidad de las infancias medioseculares.

No hay viñeta donde el niño Puigdemont, o alguno de sus amiguitos, no encaje, hasta el punto de hacernos dudar sobre una terrible posibilidad. ¿Le faltarían las hojas del niño bueno a la Cartilla del jovencito Puigdemont?

Como recordarán quienes la hayan estudiado, la Cartilla hace hincapié en los desobedientes y aquí nuestro amigo se lleva la palma. Bueno, la de Mallorca esperamos que la deje. La desobediencia es a Puigdemont lo que el arroz a los chinos, a todas horas y en abundancia.

La desobediencia lleva al capricho, y el capricho, a la rabieta, defectos todos ellos que son censurados por el antiguo texto como propios de un niño que los engloba, el niño maleducado. Ése es un aspecto que los de la CUP pretenden elevar al paradigma de la perfección. A mayor grosería, más sabiduría.

Encontramos más adelante al niño mentiroso y hemos de reconocer que en este campo hay un antes y un después tras la llegada de los puigdemones. Hoy existen mentiras que hace años ni nos las podíamos imaginar, sobre todo en los libros de historia y en los libros de cuentas.

En el capítulo referido a la modestia, hay una viñeta que tiene este pie: “Mira con arrogancia a sus compañeros como si todos valiesen menos que él”, y al lado lo acompaña del dibujo de un jovencito que anda en las puntas de los zapatos para aparentar mayor altura. Quiero pensar que Puigdemont no se inventó su peinado para aparentar dos o tres centímetros más alto. No, porque entonces se habría dejado cresta.

Del niño insolidario y glotón, el que se apropia de los mejores trozos de pastel, el que se sirve antes y el que se pasa la vida pidiendo más y más, dejaremos que cada cual juzgue comportamientos.

Un comentario a “El jovencito Puigdemont”

  1. Moncho

    Ay¡ si solo fuera él, pero existen muchos más niños repelentes de los que pensamos, hagamos una pequeña reflexión y los encontraremos.

Comenta