La tijera y Medio

Momento tijera

¿Hay vida después de la muerte? ¿Hay información fuera de Cataluña? Sí y Sí, aunque sea poca. Mañana será inevitable volver la vista hacia la Diada, hacia las garantías que exige Colau, hacia las algaradas que se cuecen, pero dejemos que hoy sea un paréntesis dominical en este largo septiembre de los cuchillos largos y los cristales rotos.

Nada para desengrasar como la polémica montada en torno al presentador Juan y Medio y el arrebato pactado que padece en el transcurso de uno de sus programas, cuando le da por cortar a tijera la falda de Eva Ruiz, una colaboradora del mismo.

Como vivimos en la época de las pieles sensibles, bastó la tontería para que el país se dividiese. Medio a favor, y Medio, indignado.

Visto con ojos sosegados, el episodio es, ante todo, prescindible, absurdo, sin gracia, nada ejemplarizante e inconcebible en una televisión pública. Ahora bien, digamos que las televisiones están llenas de perlas de la misma categoría o inferior, pues la grosería, el matonismo, la chulería y sobre todo, la continua y constante alabanza de la ignorancia es el plato donde abrevan muchas mentes pensantes de este medio, en la creencia de que bazofia es sinónimo de audiencia.

Dentro de ese batiburrillo, lo de la falda no pasa de ser un chiste breve.

Ahora bien, que Teresa Rodríguez sea una de las adalides de la indignación contra la tijera de Y Medio no deja de tener gracia, pues basta recordar el apoyo o la solidaridad que su grupo presta a personajes como el bombista Alfon, el revientamujeres Bódalo, el machacapolicías Alberto, así como variopintos apóstoles españoles de la violencia de toda laya y jaez con tal de que vayan en contra del orden establecido.

Y entonces, al lado de ésos, la tijera de Y Medio se vuelve roma y sin filo.

En resumen, que estamos rodeados.

2 Comentarios a “La tijera y Medio”

  1. Aureliano Buendía

    Dicho de otra forma, que nos escandalizamos por encontrarnos una mierda (con perdón) de escena, en una televisión que es un auténtico estercolero.

    Lo grave no es eso, sino que esa televisión que denostamos es fiel reflejo de la sociedad que la consume. Así de duro.

    De los preclaros artistas que mencionamos (Teresa Rodríguez, Alfon, Bódalo, Alberto Rodríguez), tampoco hemos de sorprendernos. Son la nueva política, un producto igual y absolutamente genuino de la misma sociedad.

    Ya sé que, visto así, es para plantearse emigrar a Australia; pero no deja de ser verdad.

  2. Bolita

    Me gusta mucho, tanto el sentido del humor del Blogger como el de Aureliano, pero yo soy bastante llorón, y la situación me hace recordar las frivolidades de un tal Pau Claris que dieron lugar a un resultado funesto para España y peor para Cataluña, del que se beneficiaron los gabachos, sin coste alguno en la práctica, aprovechando las debilidades de siempre: la desunión entre españoles, y cuyo resultado final fué la pérdida del Condado del Rosellón y la mitad de la Cerdaña en 1659 tras firmar la paz Felipe IV y Luís XIV.

    Porque aunque ya ha llovido desde 1638, más de la que está cayendo en el Caribe, este clérigo Presidente del Govern de entonces, tras jurar vasallaje a Luis XIII de Borbón, había puesto a Cataluña bajo la soberanía de Francia.Me reconforta lo que dice Aureliano Junqueras, que es hombre piadoso, aunque no puedo afirmar si de Misa diaria.

    Al igual que ahora para tapar el 3%, entonces habia otros intereses, que no eran otros que doblegar la sublevación de los campesinos contra la propia nobleza catalana. Al igual que ahora, en que la burguesía catalana por medio de la antígua CIU, la finalidad última fué al iniciar la deriva, distraer la atención del verdadero problema.
    Dicen los historiadores que aunque es verdad que existía descontento contra los tercios reales, los destinatarios de la ira de los segadores también eran los nobles, los cuales vieron en la figura del clérigo y la proclamación de la República, una salida a la revuelta.
    Como es sabido, fué una experiencia tan estéril como efímera, aumentó el descontento y la aventura finalizó como el rosario de la aurora, y los resultados más arriba expuestos.
    Claro está que esto, me lo rebate cualquier estudiante catalan de primaria, !que le vamos hacer!

Comenta