La impostura total


Esto se llama pegarse tiros en el pie

Bajo la apariencia de una falsa confrontación ideológica enmarcada en la lucha de clases y una supuesta defensa del territorio y su patrimonio frente a una posible sobreexplotación turística, unos golfillos sin instrucción, pero de fiel obediencia al diseñador de la estrategia, han iniciado una serie ataques a hoteles, transportes y restaurantes de Cataluña, Valencia y Baleares, que son absolutamente inocentes de los hipotéticos cargos de los que se les acusa.

Tanta impostura está siendo recibida por las autoridades con una pasividad buenista, tiznada de fingida indignación y resignación complaciente, con lo cual todo resulta tan miserable e hipócrita que cuando el sector se pare a pensar quién defiende sus intereses, descubrirá que no solo no hay nadie en ese papel, sino que está pagando impuestos para subvencionar todo lo contrario.

La relación de los violentos con partidos que hoy ocupan importantes y decisivas cuotas de poder es una felonía que atenta contra los intereses generales, no solo de Barcelona, Baleares o de esos supuestos países catalanes.

Hay que decirlo sin tapujos. Son atentados contra el turismo español con él ánimo de perjudicar un sector triunfante que ayuda en gran medida a sobrellevar épocas de penuria.

El impacto de estas noticias en el extranjero afecta a la marca España, se produzcan donde se produzcan, y tienen un efecto demoledor si se mantienen.

Déjense de mandangas de sobreexploración y cursiladas semejantes. En caso de haberla, ni ellos son quienes para tomar medidas, ni ésas son las medidas, ni ésa es la respuesta que se espera del concejal de turno, que las califica de “acciones políticas” no compartidas.

La farsa que estos elementos ponen en pie es tan indignante, que no tendrían tiempo en su vida para pagarla, si es que alguien se lo exigiese, que no es el caso.

3 Comentarios a “La impostura total”

  1. Españolito de a pie.

    Nada nuevo bajo el sol, es el mismo mensaje que mando Azaña cuando solto aquella celebre y desgraciada frase al mismo tiempo.
    Ningun templo de España vale la vida de un republicano.
    (Entiendase republicano = tio de izquierdas, la vida del resto les importaba un comino)
    Ahora estos dicen:
    Ningun establecimiento hotelero o turista vale la carcel de un progre separatista.
    O como dijo Arzallus (mas o menos).
    Hay que comprender a los chicos de la gasolina.

  2. ARINESA

    https://www.elconfidencial.com/espana/andalucia/2017-08-03/turismofobia-baja-calidad-amenaza-gallina-huevos-andalucia_1424484/

  3. Caplan

    El ejercicio de la autoridad desgasta y mucho y ademas no es comprendidad en España, se equipara a dictado.

    Tenemos serios problemas y para mas inri problemas realmente ficticios, creados de una manera interesada y estos son maestros del despiste.

    Politicos de bajo nivel, legislaciones a conveniencia y sobre toda hechas por gentes mediocres.

    ¿ Para cuando leyes de protección de la propiedad, leyes antiokupas ? parece que no urge, la gente decente no se amotina.

    Estamos secuestrados, es una época en ciertos aspectos muy aciaga, desesperanzadora, nuestras vidas, nuestro futuro está en manos de ineptos abusones de una legitimidad que no les corresponde.

    Si no eres ” decente ” ganas a todos y todo, este estado es un paralitico en las defensas del esfuerzo y la honradez de sus ciudadanos que dia tras dia laboran con ganas de mejora.

    La estupidez se ha adueñado de nuestras vidas y lo peor es que ya no hay idealistas, solo oportunistas y lo mas peor aún es que son siempre de una bando muy definido.

    España nación desnortada, esquizofrenica, carne de divan sicoanlista, falta de agallas y ciudadanos con una base y nivel de exigencias casi nula.

    España te queda poco de España.

Comenta