35 años de Alfonso

Haciendo a España irreconocible

Dicen que la intención es cargarse a Alfonso Guerra como presidente ejecutivo de la Fundación Pablo Iglesias y sustituirle por José Félix Tezanos, antiguo guerrista de pro y actual sanchista de contra.

Ya de por sí resulta difícil comprender cómo se puede haber sido guerrista y ser hoy sanchista, como muy bien podría explicárnoslo Paco Vázquez. Sobre el papel son dos apellidos incompatibles dentro del socialismo español y solo desde un descomunal descenso del listón se puede pasar de Alfonso a Pedro, que es algo así como bajar de Mahler a King África, de Quevedo a Monedero, o de La Clave a First Dates.

Dirán ustedes, son los tiempos y Pedro está mucho más en consonancia con la rampante vulgaridad. Cierto. Ahí le has zurrado.

Los propios guerristas se dieron por muertos y finiquitados en el 2015. Solo individualidades como el propio Tezanos o Escudero supieron ver la necesidad de reconvertirse en sanchistas para sobrevivir. Es muy fuerte, pero es así.

Habían logrado superar la navegación a través del oleaje en el mar de Zapatero, pero no estaban preparados para la siguiente carta náutica. Por si el finiquito no estuviese firmado de antemano, el apoyo a Susana Díaz, la menos dañina de las opciones, acabó por hundir al capitán del guerrismo y lo previsto es que este próximo lunes sea ejecutado por elevación, llevándolo a ser presidente de honor de la Pablo Iglesias. Sic transit gloria mundi.

El próximo octubre se cumplirán los treinta y cinco años del momento en el que Alfonso Guerra pronuncia una de sus frases más recordadas. Fue tras la primer victoria del PSOE cuando va y dice: “Vamos a poner a España que no la va a reconocer ni la madre que la parió”.

Poco podía sospechar don Alfonso que 35 años más tarde, a quien no reconoce su madre es al PSOE.

3 Comentarios a “35 años de Alfonso”

  1. Aureliano Buendía

    No me da pena Alfonso Guerra. Sembró sectarismo y recoge puñaladas.

    Hay que reconocerle, eso sí, que en su siembra no iba implícita la mediocridad, la oratoria chata, la ausencia total de ideas más allá del siguiente titular o la siguiente entrevista, en suma, la vacuidad perfecta.

    Guerra tendría sus cosas, y repito que no siento pena de su mal final político, pero también hay que reconocer que, comparado con lo que después vino, era un prócer.

    Se hizo un poco de rogar (aunque al final se colocó para la foto) en tiempos de Zapatero. Quizás pensó que el PSOE no podía caer más bajo.

    La mayoría de la gente cree eso, cuando ha llegado al fondo del pozo. Pero siempre se puede descender más; sólo hay que cavar.

  2. Net

    “Ya de por sí resulta difícil comprender cómo se puede haber sido guerrista y ser hoy sanchista” Pues imaginese ser ministro franquista y con el paso de los años un demócrata. O Jorge Vestrynge, de alianza popular a republicano. O el mas dificil todavia con triple salto mortal de Girauta. Eso si merece un post. Al menos, el tal Tezanos no ha cambiado de partido.

  3. Caplan

    No se salva tampoco Él , la otra cabeza de la bicefalia que hizo lo que le dió la gana y asi el que se movía no salía en la foto, era , es un dictadorzuelo.

    Ilustrados como Él se autotitulaba, el dichoso mahler que teníamos hasta en la sopa y su altanería seudointelectual abrumaba, se creyó siempre muy superior y como algunos seuidontelectuales era distante y nada cercano.

    La politico con la hechura de tipos como este y el tal Sanchez hacen de esta actividad lo menos creíble y respetuoso que ser humano pueda ejercer.

    Tal para cual.

Comenta