Floreros Floreros

Adiós besos, adiós flores…

Se acabaron las azafatas en la Vuelta Ciclista a España. Ya no habrá chicas para comerse los sudores del ganador de etapa con el obligado par de besos mejilleros mientras la gota todavía resbala. Posiblemente no haya ramo y el maillot verde se lo ayudará a poner un registrador de la propiedad con bigote y manguitos que encuentren en cada meta.

Estamos todos de acuerdo, las azafatas de la Vuelta eran un florero y eso no se puede consentir. Otra cosa es que al lado haya doscientos millones de páginas pornográficas, pero por lo menos nadie verá a las cinco de la tarde la escena del beso, del ramo y del maillot, tan denigrante para ellas.

Es posible que las señoritas actrices no se sientan floreros y tengan gran aprecio a su trabajo, lo cual siempre es una gran ventaja para ser feliz en esta vida. Pero por esa regla de tres, quizás las azafatas de la Vuelta también estuviesen tan contentas con su trabajo, que de paso les permitía conocer muchos enclaves pintorescos de nuestra querida piel de toro. Los lagos de Covadonga, Alquerías del Niño Perdido, La Bonaigua… Ahora se quedarán en casa y deberán esperar a que el Inserso las lleve a conocer España. Y eso si antes encuentran trabajo.

Pero no queda otro remedio. Estas cosas son como la llegada a la Luna. Un pequeño paso para el hombre y una gran salto para la humanidad. El que quiera ver azafatas, que se monte en un avión.

Por cierto, ya de paso y puestos a reformar adornos, se podía pensar qué hacer con los maceros, que sí, llevan las mazas, pero están de floreros en muchos actos públicos. ¿Que al mismo tiempo tiren caramelos a los niños? Es una posibilidad.

Otro tanto digo de los dos ujieres que están de pie, detrás de la Presidencia del Congreso. Éstos no son floreros, pues tienen su cometido, lo sabemos, pero están demasiado tiempo de pie y lo parecen.

Un comentario a “Floreros Floreros”

  1. Españolito de a pie.

    Si que quiten a las chicas guapas y modositas ellas de la Vuelta Ciclista, unos hombres, los ciclistas rudos por necesidad, a ver que cuerpo aguanta mas de 200 Km. pedaleando hoy y otros tantos mañana y pasado tambien sin crujir.
    Pero para contrarestarlo demos mas publicidad al día del Orgullo Gay donde a poco que la cámara lo enfoque nos podemos regocijar viendo culos de machos fofos y peludos.
    Asi están las cosas, para lo sencillo y bonito somos mojigatos a tope pero para otras cosas cachas peludas, magreos, besos de torniquete entre machos y lo que se tercie.
    Spain is diferent.

Comenta