Curriculum ciego

Seleccionadores de personal

Le han dado mucha pompa a la suscripción de un protocolo con el Ministerio de Sanidad por parte de 63 empresas y 15 entidades, según el cual se adhieren a una cosa muy larga, cual es “el proyecto para el diseño, implantación y valoración de un proyecto de curriculum vitae anónimo para la selección de personal”, o sea, el proyecto de un proyecto.

Es muy loable que se traten de eliminar determinados datos personales de los curriculum para que la selección de personal sea ciega y se centre únicamente en la valía profesional del aspirante, pero no deja de ser un contrasentido que en una fase de información se le escamoteen datos al contratante, como diciendo, “ya verás qué sorpresa te vas a llevar cuando el curriculum deje de ser ciego y se visualice”.

En cualquier caso, la estocada al curriculum ciego se la puso un empresario al que entrevistaron después de la firma y cuyo nombre no retuvimos. Dijo este hombre que la intención era buena, pero que podría ralentizar el proceso de selección y no servir para nada, puesto que si bien es cierto que en una primera selección cabe desconocer los datos de identidad, a ésta le siguen otras para determinar la idoneidad en el cargo en las que es imprescindible celebrar entrevistas personales con los aspirantes, a partir de las cuales el curriculum ciego da paso por obligación a otro visible.

Cabría ponerle un venda en los ojos al entrevistador, distorsionar la voz al aspirante, perfumarlo de hombre, si es mujer; y de mujer, si es hombre; pero entonces no sería una selección de personal, sino un sorteo de la lotería laboral, a ver a quién estoy contratando.

Posiblemente sea necesario darle otra vuelta y convertirlo en un proyecto del proyecto del proyecto. A ver si así sale algo realmente útil y que responda a esa saludable intención que todos le reconocen.

Comenta