Errar sin fallo

Así bastaba, con una supletoria

Causa pavor pensar que alguno de los que se autoproponen para la gobernación alcancen un día sus objetivos y nuestras vidas dependan de sus arrancadas mañaneras. Esto es, que nos gobierne Juanito Ventolera o Mamede Casanova.

El mono loco que se sienta ante un panel de botones y aprieta ora uno, ora otro, tiene menos posibilidades de llevarnos al holocausto nuclear que ése en el que está usted pensando, y al que ni siquiera se le debe hacer publicidad del nombre, no vaya a ser que crezca y acabe mandando al paro al simio, que está loco, pero al menos tiene un cincuenta por ciento de posibilidades de no equivocarse, a diferencia de él, que demuestra errar continuamente, sin un fallo.

Hasta los ingleses han comenzado a hablar de cómo revertir el brexit haciendo de la necesidad, virtud y de la ventolera, bonanza. Hay que ser muy osado, muy tonto o muy inconsciente para aglutinar en una semana tal cantidad de enemigos que no caben en un solo país y se internacionalizan en un país de países. El de los críticos.

¡En una semana, señores! Hasta Leticia Sabater necesita más tiempo para destrozar los cánones musicales. Lo de este hombre es demoledor. Ya estuvo a punto de apretar el botón rojo para que todo saltase por los aires y porfía en mantenella y no enmendalla sin esperar siquiera a tener poder.

Hagámoslo diputado de cuchara. Al menos así sabríamos dónde se sienta unas cuantas horas al mes; al menos así estaría entretenido oyendo a otros parlamentarios; al menos así no podría darle a la cabeza en ventolera; al menos así podríamos seguir en streaming la evolución de su carácter y detectar las mínimas alteraciones que se produzcan. Qué más da. Que vaya el carpintero del Congreso y le haga un taburete al lado del escaño de Margarita. Lo agradeceríamos todos.

3 Comentarios a “Errar sin fallo”

  1. Españolito de a pie.

    Veo que no nos ha revelado (como debe de ser) el nombre del maligno.
    Este es como Lord Voldemort, su solo nombre ya inquieta los espiritus y nosotros ya tenemos nuestro Lord Voldemort particular que además es capaz de mimetizarse en terceros para mas miedo, nunca sabemos si estamos viendo un coletudo o a nuestro Lord Voldemort mimetizado.
    Miedo miedo, historias para no dormir esta y no las de Chicho Ibanez Serrador.

  2. Caplan

    Se de otros países, se de alguno en concreto y – todos son de primer nivel- puedo arriesgarme a decir que ni uno de estos países tiene tantos desnortados, tantos desquicies mentales y tan poca querencia a su propio país como la tienen algunos de estos políticos en España.
    Definidos los políticos en su gran mayoría como carentes de ética, ansiosos de poder y oportunistas con egos mayúsculos se convierten en el mayor peligro que la sociedad tiene en estos momentos.
    Un individuo con estas características que solo mira su beneficio es en potencia un peligroso y demoledor social y económico.
    Estamos en prueba y error constantemente al elegir a unmo que valga algo entre tantos entes peligrosos, el peligro no viene del espacio, viene de entre nosotros, está aquí y no se libra ni dios.

  3. Aureliano Buendía

    Una vez más, no sé de qué nos sorprendemos.

    ¿Alguien esperaba que la segunda parte de la película fuera distinta de la primera?. En ningún momento el personaje principal de ambas nos dio motivos para tener la más mínima esperanza.

    Él quiere ser califa después del califa. No hay más, ni falta que hace. Se aliará con Pablo Iglesias, se aliará con Puigdemont, y se aliaría con el mismo diablo si fuere posible y ello le diera posibilidad de llegar a la Moncloa.

    Yo creo que tampoco le haría falta esforzarse tanto. Sólo tendría que confiar un poco más en la suerte, si es que la tiene. Zapatero llegó a Presidente cuando ni él mismo se lo creía, y con él dieron comienzo los tiempos tenebrosos que ahora vivimos, de los que saldrá una España totalmente cambiada (tanto, que quizá no sea ni España).

    ¿De quién hablamos?. Termino liándome, con esto de no poner nombres.

Comenta